argos.portalveterinaria.com

Comportamiento y manejo básico de los cerdos mascota

Claves para ofrecerle un servicio profesional en la clínica

miércoles 18 de febrero de 2015, 11:49h
Comportamiento y manejo básico de los cerdos mascota
En la clínica nos toca ver diversos pacientes y uno de los más difíciles de tratar podría ser el cerdo vietnamita y sus variedades, tanto por su nula colaboración como por la ausencia de medicamentos registrados.

Chema López Cerezuela
Veterinario clínico
www.elultimododo.com
Imágenes cedidas por el autor

Nos referiremos a lo largo del artículo a las variedades “pequeñas” del cerdo doméstico (Sus scrofa domestica), los cerdos vietnamitas y los minipigs. Los minipigs proceden de líneas usadas en experimentación. Hay distintas variedades y serían la versión reducida de un cerdo doméstico “normal”, pero con pesos entre 35 y 80 kg. Los cerdos vietnamitas proceden de Asia y fueron introducidos inicialmente en Estados Unidos. Hay varios colores pero el más común es el negro. Aunque el peso no debería pasar de 35-50 kg, es bastante fácil ver animales de 70-90 kg o más, debido a que no hay un buen control de los criadores.

En comercios es posible conseguir cerditos realmente pequeños, de menos de 15-20 kg, aunque muchos animales de estos pesos presentan alteraciones de desarrollo y mala conformación ósea.

Si un cliente nos pide información sobre un cerdito vietnamita “que no pasará de 30 kg” hay que decirle que es bastante fácil que se convierta en una mole compacta y rectangular de 50 cm de alto x 1 metro de largo y unos 90 kg, lo que lo convierte en una mascota que, si no se toman las debidas precauciones, puede ser bastante inmanejable en un ambiente doméstico normal (figura 1).

Figura 1. Cerdo vietnamita adulto macho castrado de aproximadamente 90 kg.

Es importante anotar que estas mascotas en algunas comunidades autónomas se consideran animales de compañía y en otras “animales de granja”, regulados por tanto por las Consejerías de Agricultura, y necesitan controles sanitarios específicos de veterinarios oficiales y no por parte de clínicos privados. En la práctica, las autoridades veterinarias oficiales no saben qué hacer con estos animales y “hacen como que no existen”.

Los formularios que ofrecen dosis de fármacos remiten a bibliografía de los años 90, cuando se pusieron de moda estos animales durante unos años, y desde entonces la publicación de datos médicos sobre ellos ha sido muy escasa. Hay muchas lagunas sobre la aplicación de fármacos modernos en el cerdo vietnamita y el clínico tiene que hacer extrapolaciones de otras especies y del cerdo de granja.

Alimentación

Los piensos de cerdo de granja, perro, gato o la comida humana son dietas muy energéticas y conducen rápidamente a una obesidad casi irreversible. Aunque son omnívoros, es mejor que su dieta sea estrictamente herbívora, a base de vegetales frescos con alto contenido en fibra y heno ad libitum; fruta 2 o 3 veces por semana y usar los alimentos más palatables (maíz, galletas, cereales de desayuno, semillas...) sólo como premio. Se deben evitar los alimentos salados, dulces, chocolate y lácteos. Se puede complementar con pellets no medicados para caballos.

Existen unas pocas marcas que fabrican piensos adaptados a cerdos vietnamitas.

Mantenimiento

Sólo se deben mantener en casas con terreno exterior y un refugio para proteger del sol directo; se puede usar una caseta de perro acolchada con una gruesa capa de material aislante y confortable como viruta y mantas. Necesitan agua siempre disponible; suelen volcar los bebederos.

Si se mantienen en interior son muy limpios y suelen defecar y orinar en bandejas (normalmente con entrenamiento previo) o al menos en zonas limpias, sin olores y alejadas del alimento.

Comportamiento

Muy inteligentes y con una capacidad extraordinaria de expresar emociones (los propietarios dicen que su cerdo está triste, asustado, alegre, feliz, llora...). En las circunstancias adecuadas son mascotas muy apegadas a su propietario, son muy fáciles de entrenar y en teoría podrían ser buenos animales de compañía, siempre que se satisfagan sus necesidades etológicas. El problema es que esto, en la práctica, es muy difícil de conseguir.

El comportamiento de hozar es natural e imposible de controlar, y hacen enormes agujeros en jardines y huertos. Con su hocico mueven y destruyen casi todo lo que hay a su alrededor; por eso pueden ser muy destructores en una casa, por lo que no se deben mantener en pisos. Suelen vocalizar (chillidos para solicitar comida, juegos, contacto...) con bastante frecuencia por lo que son comunes las protestas de los vecinos.

Son dominantes y territoriales: con la gente de casa son amigables y receptivos, con los visitantes suelen ser muy desconfiados y pueden morder.

Los cerdos establecen una jerarquía desde el nacimiento; conforme crecen seguirán luchando por mantener un estatus jerárquico con sus propietarios ya que son animales de manada; debido a esto, pueden intimidar a sus dueños si no han sabido controlar o dirigir el comportamiento dominante natural. Cuando el cerdo intenta controlar al dueño, este retrocede por miedo a su tamaño y fuerza, con lo que el comportamiento no deseado se refuerza. No se debe castigar físicamente; este sistema no es efectivo y empeora el carácter del animal al provocarle miedo.

Son unos excelentes manipuladores y consiguen de los propietarios casi cualquier cosa. Uno de los errores de interpretación del lenguaje porcino por parte de los dueños es “rascar la barriga” cuando el cerdo se tumba: haciendo esto se refuerza el carácter sumiso del dueño y el carácter dominante del cerdo (figura 2).

Figura 2. Comportamiento clásico de dominante-sumiso.

El efecto de las hormonas puede ser importante en machos no castrados y hembras en celo, y se manifiesta en forma de agresividad y mordiscos, aunque hay gran variabilidad individual.

Adiestramiento

Todos los cerdos mascota se deberían adiestrar usando técnicas de “refuerzo positivo” para reforzar la dominancia del propietario. La técnica de “nada en la vida es gratis” es fácil de llevar a cabo usando el clicker.

No importa el tipo de ejercicio ni la cantidad de trucos que sepa el cerdo; lo importante es que realice el ejercicio muchas veces y desde muy joven para que vaya adquiriendo unas normas férreas de disciplina. Antes de comenzar los ejercicios hay que habituarlo al uso del arnés; este utensilio además es la única manera de pasearlo y a veces de “arrastrarlo” cuando no quiere hacer algo (dejarse cepillar, bañar, lavar oídos…). De todas formas, en los paseos tanto con arnés como sin él, la ruta siempre la determina el cerdo.

Sin una excelente, temprana e intensa labor de adiestramiento, la mayoría acabará en un corral o jardín sin posibilidad de interactuar con sus dueños, salvo para recibir su dosis diaria de alimento.

Manejo preventivo

A continuación se exponen opciones terapéuticas y preventivas que se pueden plantear al propietario.

Muchos de los medicamentos que se van a usar no están registrados para cerdos por lo que el dueño debería firmar un consentimiento informado.

Una vez que esté sedado o anestesiado, aprovechar para hacer la mayor cantidad posible de cosas que nos deje el propietario.

  • Vacunación: comenzar a partir de las 8 semanas con la vacunación contra Clostridium sp. y Aujesky. Las vacunas de Mycoplasma, Actinobacillus, Erisipela y Leptospira no las considero necesarias en mascotas aisladas, y Aujesky sólo porque es obligatoria en cerdos de granja.
  • Castración (macho) con 3 meses.
  • Extracción de colmillos (macho), generalmente junto con la castración (figura 3).
  • Ovariohisterectomía con 4-6 meses.
  • Desparasitación interna: cada 1-3 meses: fenbendazol, sela/iver/dora/moxidectina.
  • Desparasitación externa: esprays para caballos o aves o bien sela/iver/dora/moxidectina.
  • Recortes y arreglos de pezuñas (pezuñas agrietadas, alargadas, desiguales o con sobrecrecimiento de almohadillas). Las alteraciones en las pezuñas son factores de riesgo para las cojeras (figura 4).
  • Examen y limpieza de oídos: suele haber gran cantidad de secreción negra y grasienta.
  • Recorte de colmillos hasta la base de la encía (la extracción de colmillos en adultos no se recomienda por riesgo de fractura mandibular) (figura 3).
  • Limpieza de ojos: costras, secreciones, mucosidad…
  • Clases de educación para minimizar los problemas de comportamiento. Un “medical training” para habituarlos a subir al coche, manipulación de oídos y zona de inyecciones también es una recomendación útil que algún propietario podría intentar.
  • Examen veterinario completo cada 6-8 meses.
  • Análisis coprológico cada 6-10 meses; la muestra nos la “regalará” el paciente generalmente después de tomar la temperatura.
Figura 4. Las alteraciones en las pezuñas son factores de riesgo para las cojeras.

Problemas frecuentes

Para suministrar medicación oral se recomienda diluir las pastillas y mezclar con gelatina, mantequilla de cacahuete, jarabes de repostería, pan mojado, inyectado dentro de una uva, etc. Son expertos en detectar medicaciones por lo que habrá que ir cambiando el truco cada pocos días.

  • Coccidios: toltrazuril.
  • Garrapatas, Sarcoptes scabiei, Otodectes cynotis: moxi/iver/sela/doramectina... (figuras 5 y 7).
  • Nemátodos: flubendazol, fenbendazol, moxi/doramectina.
  • Lechones huérfanos (no pueden regular su temperatura las dos primeras semanas de vida): mantener a 34-35ºC y alimentar con calostros comerciales.
  • Hipoglucemia y anemia (raro) en lechones recién nacidos: glucosa 20 % IP, hierro dextrano 50-150 mg/lechón x 1 dosis.
  • Piel seca y con escamas, dermatitis por Staphylococcus hyicus, dermatitis de los pliegues de la cara, eritema multiforme: clorhexidina, amoxicilina-clavulánico, cefalexina, enro/marbofloxacina, champús dermatológicos de uso en perro-gato...
  • Otitis normales que se convierten en crónicas por la alta dificultad de limpiar y tratar los oídos en casa: tratar como un perro.
  • “Enfermedad respiratoria” (Mycoplasma y otros): ceftiofur, tilosina, florfenicol, tulatromicina...; las combinaciones de penicilina/estrepto/dexa/clorfenidramina funcionan bastante bien en casos muy leves.
  • Obesidad: si el animal tiene los tarsos y carpos con pliegues de grasa y enormes arrugas, hay un evidente exceso de peso y entonces se ha de racionar la dieta y aumentar la fibra. Añadir AINE (contra la artrosis secundaria) y glucosamina-
    condroitín.
  • Deformaciones en pezuñas y cojera: recortar y administrar AINE (carprofeno, meloxicam, aspirina, ketoprofeno). Tramadol (3-5 mg/kg) funciona en algunas ocasiones como refuerzo del AINE.
  • Quemaduras solares: champús dermatológicos, aloe vera, rosa mosqueta y valorar antibioterapia.
  • Entropion y secreción ocular crónica.
  • Problemas de comportamiento: agresividad (mordeduras, persecuciones a visitantes), destrozos en mobiliario, vocalizaciones excesivas...
  • Abandonos y cambios de propietario por no poder atender.
Figura 5. Sarcoptes scabiei en cerdo vietnamita joven.

Técnicas médicas básicas en la consulta

Casi ningún paciente se dejará manipular si no es con un premio comestible delante (pienso, malta de gato...) (figura 6). Unas toallas en la mesa de exploración evitarán que se resbalen los lechones; atenuar la luz ambiental y nunca levantarlos dejando las extremidades en el aire. Es mejor abrazarlos para que se sientan seguros; a partir de unos pocos kilos de peso estarán mucho más tranquilos en el suelo.

Figura 6. Casi ningún paciente se dejará manipular si no es con un premio comestible delante.

Las primeras visitas a la clínica han de ser lo menos estresantes posibles; una mala experiencia por un manejo inadecuado hará que nunca en la vida entren “voluntariamente” en la consulta. Cualquier manipulación provocará la emisión de sonidos desde ronquidos suaves hasta gritos y chillidos, lo que en no pocas ocasiones provoca el pánico en los pacientes caninos de la sala de espera y el desconcierto, miedo y curiosidad en sus propietarios.

Figura 7. Staphylococcus hyicus en minipig.

Inyecciones

Subcutáneas: en las arrugas de las extremidades. Muy poco útil.

Intramusculares: agujas de más de 3 cm y al menos 18G o palomillas de 20/18G. Se inyecta justo detrás de la base de la oreja, primero la aguja y luego se conecta la jeringa. Es muy normal que sangren después. Mientras se inyecta, distraerlo con algún alimento o bien hablarle o rascarle la grupa o abdomen.

Intravenosas/colocación de catéteres: es casi imposible obtener una buena muestra de sangre de un cerdo vietnamita despierto. Bajo anestesia se puede probar la vena auricular lateral y medial (sólo para pequeñas muestras), cefálica (disección previa para catéter), caudal, safena lateral (probar primero aquí), femoral, abdominal subcutánea, seno venoso oftálmico (peligroso) y en muy jóvenes la cava craneal.

Intraperitoneales o intraóseas: en animales jóvenes o como último recurso.

Sedación/anestesia

Necesario para casi cualquier procedimiento debido a la nula cooperación del paciente.

Recomendaciones preoperatorias:

  • Ayuno 6-8 horas mínimo.
  • Los 3 días anteriores no ha de comer pienso ni carbohidratos, sólo fibra, heno y vegetales.
  • Dejar tranquilo y aislado al paciente al menos 10 minutos después de premedicar.
  • Vacuna de tétanos reciente.
  • Vigilar hipertermia en el transporte.

1. Sedación para transporte

  • Acepromazina (ACP) 0,18-0,23 mg/kg i.m. (oral casi no hace efecto).
  • Azaperona (2-4 mg/kg i.m. hembra, 1-2 mg/kg macho).
  • Midazolam (nasal/i.m. a 0,5 mg/kg): menos efectivo que los anteriores.

2. Premedicación

ACP/azaperona + meloxicam (0,4 mg/kg)/carprofeno (4 mg/kg) + atropina (0.02 mg/kg)

3. Anestesia inyectable

- Protocolos intravenosos: Propofol, etomidato, ketamina + tiopental + fentanilo... Requieren una vena fácil de cateterizar por lo que no se suele usar salvo en cirugías complejas y largas.

- Protocolos intramusculares:

  • Ketamina + xilacina + butorfanol
  • Ketamina + medetomidina/dexmedetomidina + butorfanol
  • Medetomidina + butorfanol + midazolam
  • Tiletamina y zolacepán + medetomidina

El mantenimiento anestésico se hace con iso/sevoflurano en mascarilla (procedimientos cortos o muy seguros) o intubado. Es bastante difícil intubar por las características anatómicas de la laringe y por eso se hace imprescindible el uso de lidocaína y un laringoscopio con hoja larga, además de un fiador metálico como guía para poder introducir el tubo. La pérdida del tono mandibular, rotación ventral del ojo y el prolapso del tercer párpado permiten la intubación. En plano anestésico se pierde el reflejo palpebral y el corneal se mantiene. Es importante vigilar la hipertermia. Inyectar metoclopramida (0,5 mg/kg i.m.) al finalizar la anestesia.

En las horas siguientes a la anestesia puede haber enlentecimiento del tránsito digestivo, por lo que habrá que controlar la producción de heces y anorexia. Si no defeca se puede ayudar con lactulosa, parafina líquida y fibra.

Difícil, no imposible

En resumen, el cerdo vietnamita es una mascota de difícil manejo en casa y de muy difícil manejo en la clínica, con muchas limitaciones a la hora de hacer pruebas y de usar técnicas clínicas. Es realmente complicado tratarlo de muchas enfermedades por la imposibilidad de medicarlo correctamente; muchas veces está clasificado como “no recomendable como animal de compañía”, pero con mucha paciencia y un enorme interés por parte del propietario, cabe la posibilidad de que se convierta en una buena mascota.

Bibliografía

Tynes VV: “Behavior problems of pet pigs”; Vet.Clin.North.Am.Sm.An.Pract.27(3) 1997.
Tynes VV: “Providing preventive health care for pet potbellied pigs”, Vet Medicine, may2000.
Judah V: “Exotic animal care and management” Delmar Learning, 2008.
Shepherd N.: “Miniature Pig: The Pig Person’s Perfect Pet; care, training and management manual”.
M. Swindle M.: “Swine in the Laboratory”; CRC Press, 2007.
Brockus CW, Mahaffey EA, Bush S: Hematologic and serum biochemical reference intervals for Vietnamese potbellied pigs (Sus scrofa). Comp.Clin. Path 2005; 13:162-165.
Mozzachio K, Tynes VV: Recognition and treatment of pain in pet pigs. In Eggers C (Ed): Pain Management in Veterinary Practice; Blackwell; 2014.
Snook CS. Use of the subcutaneous abdominal vein for blood sampling and intravenous catheterization in potbellied pigs. J Am Vet Med Assoc 2001;219:809-810

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (56)    No(3)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

Foro asociado a esta noticia:

  • Comportamiento y manejo básico de los cerdos mascota

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    5759 | Ana - 26/04/2016 @ 20:59:53 (GMT+1)
    Muchas gracias por la información, me ha sido muy útil, casi no se exponen datos sobre ésta nueva tendencia de mascotas y habemos muchos deseosos de conocer mas sobre ellos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.