argos.portalveterinaria.com
José Ramón Escribano.
José Ramón Escribano.

“La sociedad nos tiene que conocer mejor para poder valorarnos”

Entrevista a José Ramón Escribano, nuevo presidente de AMVAC

José Ramón Escribano fue nombrado presidente de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) tras las elecciones celebradas el pasado noviembre. La profesionalización de la asociación y lograr los medios para que su trabajo de mejora de la imagen de los veterinarios en la sociedad sea más fácil y eficiente son sus principales objetivos.

José Ramón Escribano es veterinario clínico, y uno de los fundadores del Hospital Veterinario VETSIA. Además, el nuevo presidente de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía ya era miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Madrid, en la que participaba en varias comisiones dentro de las áreas de formación, norma de calidad, previsión y seguros.

En primer lugar, enhorabuena por su nombramiento. ¿Qué ha significado para usted volver a ocupar este cargo?

Una responsabilidad grande, y trabajar para llevar a la asociación al lugar que le pertenece por la calidad y la cantidad de socios con la que cuenta, y por el papel que tiene en la imagen y el desarrollo del veterinario en la sociedad actual.

¿Qué objetivos se ha propuesto en esta nueva etapa?

Mi principal objetivo es profesionalizar la asociación y poner los medios para que su trabajo de mejora de la imagen de los veterinarios en la sociedad sea más fácil y eficiente. Además, me gustaría colaborar con todos los profesionales que tengan que ver con sector del animal de compañía; mejorar la formación del sector, creando sinergias con otras instituciones y asociaciones; y trabajar en la imagen y la rentabilidad de las clínicas veterinarias, para que esto repercuta en mejorar el nivel económico de los veterinarios.

En 2016 AMVAC cumple 35 años. ¿Qué balance hace de la trayectoria de la asociación? ¿Tienen prevista alguna acción especial para conmemorar este aniversario?

Una asociación con esta historia, con un congreso anual referente en el sector, tiene que contar con un balance excepcional. La Junta de Gobierno tiene que trabajar para realizar algún evento que nos ayude a conseguir los objetivos que nos hemos planteado este año.

VetMadrid, el congreso anual organizado por AMVAC, se supera año a año. ¿Qué destacaría de la próxima edición, que tendrá lugar entre los días 3 y 5 de marzo?

La consolidación de Propet, la feria del sector, que está consiguiendo cada año más protagonismo propio y ya empieza a ser una gran feria del sector en la que AMVAC tiene su liderazgo.

Además, la parte científica de VetMadrid mejora cada año: este año disponemos de cuatro salas, en lugar de las tres habituales hasta ahora, para que todos los congresistas puedan profundizar en el tema central del congreso a distinto nivel.

Desde aquí quiero invitar a participar a todo aquel que tiene algo que ver con el animal de compañía: veterinarios, asistentes, estilistas, educadores, etc.

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España ha lanzado recientemente una campaña de difusión de la profesión en los medios de comunicación. Según su experiencia directa como clínico, ¿ha visto alguna reacción o recibido alguna respuesta al respecto? ¿Qué opina de este tipo de iniciativas?

Ha tenido buena acogida por los compañeros, creo que ha sido una buena iniciativa y desde AMVAC hacemos públicas las felicitaciones al Consejo General. Creo que entre todos debemos llevar a cabo iniciativas de este tipo.

Uno de los aspectos que más preocupan a los veterinarios españoles son los casos de intrusismo profesional que se están viviendo, de la mano de profesionales sanitarios o de otros ámbitos que ejercen con animales.

¿Cómo puede ayudarles una asociación como AMVAC?

AMVAC, en estrecha colaboración con COLVEMA, realiza denuncias de casos de intrusismo. Recomiendo que los veterinarios comuniquemos a nuestros colegios estos casos para que se estudien y, si es necesario, se denuncien a las autoridades. Cada profesión tiene que trabajar por su desarrollo, con respeto a otros profesionales pero sin dejarse avasallar.

Con respecto a las acciones desarrolladas para intentar que el IVA veterinario sea reducido, ¿cómo ve la situación actual?

En un momento de crisis general, una subida tan brutal del IVA perjudicó muchísimo al sector. No obstante, el mensaje más importante que tenemos que comunicar es que un IVA reducido ayuda a los propietarios de mascotas a atender sanitariamente mejor a sus animales, y esto repercute en una mejor salud de toda la población; y con la salud de la población no se tiene que jugar.

Si tenemos en cuenta la situación actual de la profesión, incluida la gran cantidad de facultades veterinarias existentes sin limitación de alumnos, ¿qué cree que depara el futuro a la profesión en nuestro país?

Este es el principal problema de la profesión: la masificación de veterinarios por la cantidad de facultades.

Los políticos tienen que tener en cuenta que están realizando una malversación de fondos públicos al utilizarlos en algo muy costoso como es la formación de más veterinarios de los necesarios, cuando la sociedad en la actualidad tiene que tener otras prioridades para el gasto. Las comunidades autónomas no deberían tener la autoridad para hacer cada una su facultad o incluso, en algunos casos, varias.

Y a las facultades privadas se les debería exigir desde un principio el nivel de instalaciones, medios y profesionales, suficientes y con calidad para incorporarse a la formación de una carrera tan bonita, difícil y costosa como la que tenemos y de la que yo me siento muy orgulloso.

Y, en concreto, ¿cómo se imagina la profesión en el sector de los animales de compañía?

La veo con una gran proyección. Los veterinarios españoles estamos muy bien formados, con medios y con muchas ganas de utilizar técnicas nuevas, que nos ayudarán a dar una mayor calidad a nuestro trabajo.

Debemos colaborar más entre nosotros y, sobre todo, educar a nuestros clientes y a la sociedad, enseñarles que tener un animal en el hogar mejora la salud de todos sus miembros. La sociedad nos tiene que conocer mejor para poder valorarnos: trasmitir la profesionalidad del sector es una obligación de asociaciones e instituciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

Foro asociado a esta noticia:

  • “La sociedad nos tiene que conocer mejor para poder valorarnos”

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    6739 | Ruiz - 05/09/2017 @ 19:23:26 (GMT+1)
    ¿¿Sabéis como conocería la sociedad mejor a los veterinarios...?? que volvieran las pestes, la rabia, las fiebres Q, la brucellosis, la gripe, la tuberculosis, las septicemias hemorragicas, las encefalitis, EEB, enfermedades hemorragícas epizooticas... prevalencias de más del 50% toda la cabaña ganadera afectada... generaría empleo a los veterinarios y la sociedad valoraría más el trabajo del veterinario. Los políticos manipulan, mienten, se corrompen y traicionan a los veterinarios... los veterinarios responden... A ver quien gana... ¡No hay cojones! Todas las demás medidas es hablar por hablar... que si bajar el iva, que si hay exceso de veterinarios... con políticos que traicionan, mienten, manipulan y se corrompen ¡¡NO SE PUEDE HABLAR!!!
    6607 | Jose - 23/06/2017 @ 16:58:07 (GMT+1)
    ¿La sociedad nos tiene que conocer mejor para valorarnos? ¿Es que esta profesión tiene 10 años de historia? José Ramón la veterinaria tiene 4000 años de antiguedad... Quién no se haya enterado a estas alturas manda cojones... Si nuestros antepasados levantaran la cabeza y vieran que nos dedicamos a curar perritos y gatitos en locales donde se venden collares y pelan a los perros, se volverían a morir. El nacimiento y el fuerte de la veterinaria fue el trato de enfermedades del ganado (caballos, cerdos y rumiantes) ¡¡FIN!!. Tratar a un perro o un gato eso sólo se ha visto de 35-40 años para acá, con el desarrollo de las ciudades. Ahora que esos caballos, cerdos y rumiantes pertenecen a 4 empresas y que 200.000 cabezas de ganado son supervisadas por sólo 2 veterinarios... el resto de veterinarios no tiene más que dos opciones: dejar la profesión o ponerse a curar perritos y gatitos y vender collares compartiendo sitio en la "clinica" con una peluqueria... ¿Dices que nos tienen que conocer mejor? y el 90% de las "clinicas" de perritos y gatitos tienen en sus escaparates collares, juguetes, ropa y sección de peluquería... esa es la imagen de la veterinaria, una profesión sanitaria que se dedica a vender collares/ropa y pelar perros. Esa imagen es la que hace que los propietarios crean que los veterinarios se dedican a pelar perros... si es normal que lo crean... viendo su lugar de trabajo... que muchas clinicas parecen más tiendas de animales que clinicas ¿qué puedes esperar que crea la sociedad?... Hace tiempo que la degeneración de la profesión viene sucediendo...
    5668 | RUTH MARTIN AMORS - 17/03/2016 @ 20:01:51 (GMT+1)
    No solo la sociedad es quien tiene que valorarnos. Los que peor valoran a los veterinarios, por desgracia, son los propios veterinarios, debería respetarse más ese grado de formación que tenemos y esa profesionalidad que mostramos y la responsabilidad que tenemos y reflejarse en los sueldos. Es una pena que se nos valore menos que a un cajero del mercadona ( y no es por subestimar a este ). Se nos debe valorar es como licenciados que somos en una disciplina sanitaria.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto