argos.portalveterinaria.com

Nunca pensé que fuera una demodicosis

Casos de Dermatología

Nunca pensé que fuera una demodicosis
A través de la revisión de cuatro casos clínicos queremos resaltar la importancia de tener en cuenta esta enfermedad en el diagnóstico diferencial de cuadros que aparentemente apunten hacia otros trastornos.

Anna Arrizabalaga [2], Isaac Carrasco [1,3] y Gloria Pol [1]
1. LETI-UNIVET
2. Animalia Barcelona
3. CNR Veterinaris
Imágenes cedidas por los autores

La demodicosis es una enfermedad parasitaria inflamatoria que se caracteriza por la presencia de parásitos del género Demodex spp. en número mayor de los que habitualmente existen como flora normal. La proliferación de estos parásitos suele estar causada por desórdenes genéticos o inmunológicos.

Especies de Demodex que causan demodicosis

Tradicionalmente se produce una multiplicación de Demodex canis, aunque en los últimos años se han identificado otras especies como Demodex injai y Demodex cornei. Este último tipo de Demodex fue identificado por primera vez a finales de los años 80, y presenta un tamaño inferior al resto de especies. En 1990 se identificó Demodex injai, parásito con un cuerpo mucho más largo y que histológicamente se localiza en los folículos, glándulas sebáceas y conductos sebáceos.

¿Qué tipo de demodicosis podemos diagnosticar?

Demodicosis localizada

La presentación localizada suele causar lesiones en la cara y/o región podal, y no suelen observarse más de seis lesiones. Su curso es benigno y suele resolverse de forma espontánea. En algunas ocasiones puede observarse únicamente en los conductos auditivos, causando una otitis ceruminosa. Los animales que presentan dos o más extremidades afectadas por la demodicosis tendrían que clasificarse en el grupo de pacientes con sarna generalizada. A nivel diagnóstico no implica un cambio significativo, pero a nivel de tratamiento el abordaje es diferente; no se espera la curación espontánea de estos pacientes.

Demodicosis generalizada

La demodicosis pasa a ser generalizada cuando se observan más de 12 áreas afectadas. Los animales que presentan entre seis y 12 lesiones deben ser analizados individualmente, teniendo en cuenta la localización y la patogénesis.

La demodicosis generalizada suele observase en animales entre dos y cinco años de edad y en la mayoría la enfermedad se cronifica. Muchos de estos animales arrastran una demodicosis desde cachorro que no fue bien diagnosticada o tratada.

La verdadera demodicosis del perro adulto es poco frecuente y suele presentarse asociada a enfermedades que causan compromiso del sistema inmunitario —como hipotiroidismo, cushing iatrogénico, leishmaniosis, neoplasias malignas (como el linfoma)—, o bien a tratamientos inmunosupresores.

Lesiones que suelen presentar

En la demodicosis localizada se observan lesiones alopécicas bien delimitadas, eritematosas, descamativas y con prurito variable. La mayoría de estas lesiones se localizan en la cara, sobre todo en la región periocular y en las comisuras labiales. Es raro observar lesiones en el tronco.

En la demodicosis generalizada las lesiones se extienden por la cabeza, extremidades y tronco. Estas zonas de alopecia van creciendo y acaban por fusionarse y confluir. Suele producirse una hiperqueratosis folicular que acaba desencadenando la presencia de comedones. La mayoría de los casos suelen complicarse con piodermas superficiales o profundas.

En el caso concreto de Demodex injai, la lesión que se observa es una seborrea grasa en la cabeza y línea dorsal. Los perros de razas Terrier, y particularmente West Highland White Terrier, y Shih Tzu están especialmente predispuestos a desarrollar estas lesiones.

No todos los pacientes que tenemos en la consulta presentan los síntomas clásicos de una demodicosis y eso puede dificultar el diagnóstico y, por consiguiente, producirse una cronificación de la enfermedad por no tratarla adecuadamente.

En los casos que se presentan a continuación la demodicosis no era la principal sospecha clínica, ya que no presentaban un cuadro típico.

Casos clínicos

Rocky, una demodicosis generalizada

Rocky es un Westy, macho, de cuatro años de edad, que vive en un piso y no convive con otros animales. Su dieta habitual está formada por pienso y comida casera. Se encuentra desparasitado externa e internamente de forma mensual.

El motivo de la consulta es un lamido insistente en las cuatro extremidades, en la zona de las ingles y se rasca la región facial. Al año de edad empezó a lamerse las patas y ha sufrido varios cuadros de otitis.

¿Qué se observa en la exploración?

La exploración general es totalmente normal. En la exploración dermatológica se clasifica el prurito en un grado 8/10, sobre todo a nivel facial. En la región podal presenta eritema, hiperpigmentación y seborrea. Además se observa eritema en ingles, presencia de pústulas en abdomen y comedones en la zona del pene y escroto; otitis bilateral y zonas seborreicas y eritematosas en el lomo (figuras 1, 2 y 3).

Figura 1. Rocky con eritema y seborrea en el lomo; 2. Pododermatitis (Rocky); 3. Otitis eritematosa-ceruminosa de Rocky.

¿Qué diagnóstico diferencial se plantea?

En función de los patrones clínicos que presenta —dermatitis pruriginosa, dermatitis seborreica y pododermatitis— la principal sospecha clínica es una dermatitis alérgica asociada a un pioderma.

Pruebas laboratoriales

En las citologías de superficie y auriculares se observa la presencia de neutrófilos y cocos que confirman la presencia de una infección bacteriana secundaria, tanto en la piel como en los oídos.

Al realizar los raspados superficiales y profundos se observan abundantes formas del parásito Demodex canis.

¿Cuál es el diagnóstico?

A pesar de plantear inicialmente una dermatitis alérgica porque la edad de presentación, la raza y los síntomas así lo hacían pensar, se acabó diagnosticando una demodicosis generalizada asociada a un pioderma.

Discusión final del caso

Se ha demostrado que la demodicosis generalizada tiene un componente hereditario y que una de las razas predispuestas es el WHWT, con lo que es importante tener en cuenta dicha enfermedad en nuestros diferenciales aunque los síntomas nos encaminen a pensar en una dermatitis alérgica, otra de las patologías a las que esta raza está claramente predispuesta.

Jero, una demodicosis localizada

Jero es un Chihuahua macho de tres años, diagnosticado de dermatitis atópica desde hace dos años. Se presenta en la consulta con un cuadro de prurito intenso en el labio inferior y las extremidades anteriores, sobre todo en los antebrazos (figura 4). Los propietarios sospechan que la alergia se ha descontrolado, como en otras ocasiones.

El tratamiento que recibe en este momento son baños frecuentes y spray de hidrocortisona aceponato en los momentos de máximo prurito (a criterio del propietario), junto con medidas de control de los ácaros.

¿Qué se observa en la exploración?

Encontramos eritema e hipotricosis moderada-intensa en mentón, labios y cara anterior de los antebrazos. El resto del examen físico general es normal.

¿Qué diagnóstico diferencial se plantea?

Empeoramiento estacional del cuadro de prurito debido a la dermatitis atópica, con posible complicación por sobrecrecimiento bacteriano o por Malassezia.

Pruebas laboratoriales

En la citología de superficie se observan muchos corneocitos, algunos neutrófilos y escasas bacterias extracelulares. No se observa Malassezia.

En el examen tricoscópico del pelo se observan múltiples formas de Demodex injai en las muestras obtenidas de la zona perilabial y del mentón (figura 5).

¿Cuál es el diagnóstico?

A pesar de plantear inicialmente un empeoramiento de la dermatitis atópica por complicaciones secundarias (bacterianas y/o por Malassezia spp.), se diagnostica una sarna demodécica localizada secundaria al tratamiento tópico-crónico con hidrocortisona aceponato.

Discusión final del caso

Aunque tengamos un diagnóstico clínico de una dermatitis atópica hay que considerar, frente a las recaídas de la misma, la realización de un nuevo protocolo de diagnóstico con toda la batería de pruebas (raspados, citologías, tricogramas), que nos permita evaluar si los signos son causados por la propia alergia o por otra enfermedad.

Rita, una demodicosis con seborrea grasa

Rita es una Yorkshire Terrier de dos años de edad, esterilizada, que vive en el interior de una casa donde convive con otro perro que no presenta lesiones dermatológicas. Correcta pauta de desparasitación externa e interna.

El motivo de la consulta es el mal estado del pelaje, sobre todo en el lomo. Además, últimamente se lame las extremidades delanteras.

¿Qué se observa en la exploración?

En la exploración general no se observa nada relevante en el paciente. En la exploración dermatológica se observa un ligero eritema en el lomo asociado a una seborrea grasa en toda la región dorsal del tórax y abdomen y seborrea en la base de las uñas (figura 6).

¿Qué diagnóstico diferencial se plantea?

En el diagnóstico diferencial de una seborrea grasa se podría incluir una seborrea idiopática, una adenitis sebácea o dermatosis sensible a la vitamina A.

Pruebas laboratoriales

Se realizan citologías de superficie observando gran cantidad de células de descamación y algunos cocos. En el examen tricoscópico del pelo se observaron algunos cilindros foliculares. Finalmente, en el raspado realizado en el lomo se observa un Demodex injai (figura 7).

¿Cuál es el diagnóstico?

A pesar de pensar inicialmente en trastornos seborreicos complicados con Malassezia spp., el diagnóstico final es una demodicosis.

Discusión final del caso

El patrón dermatológico que se observa en la demodicosis por Demodex injai es diferente al que se observa con Demodex canis, por tanto frente a un cuadro clínico de una seborrea grasa distribuido sobre todo en la región dorsal del cuerpo y en la cara, incluiremos esta parasitosis en nuestro diagnóstico diferencial.

Trok, algo más que una demodicosis

Perro macho mestizo no esterilizado de 10 años de edad. Los propietarios han notado un olor a rancio muy desagradable que nunca antes había presentado. Por lo demás, lo ven algo más apático y cansado. Desde hace unos días, además, ha empezado a rascarse más de lo habitual.

¿Qué se observa en la exploración?

Nunca antes había presentado problemas dermatológicos, más allá de un par de otitis en toda su vida. En el examen físico general se detecta un testículo endurecido y significativamente aumentado de tamaño con respecto al otro. En la exploración dermatológica se observa una alopecia/hipotricosis generalizada, seborrea oleosa generalizada y un evidente olor a rancio (figura 8). En la zona periungueal de todos los dedos se observa descamación y seborrea, así como tinción marronosa de la base de las uñas (figura 9).

¿Qué diagnóstico diferencial se plantea?

Se sospecha de seborrea oleosa primaria o secundaria a una posible enfermedad endocrina concomitante, complicada con un sobrecrecimiento de Malassezia (que justificaría el olor a rancio y el aumento del prurito actual).

Pruebas laboratoriales

A partir de la edad de Trok y de la presencia de síntomas sistémicos se realizan analíticas generales. Se observan todos los valores dentro de la normalidad, excepto una ligera anemia no regenerativa. Además, se realiza un estudio tiroideo valorando T4 total y TSH, ambos dentro de los valores de referencia.

Se realizan citologías de superficie donde se observan numerosas malassezias y bacterias libres. En el examen tricoscópico se observan numerosas formas maduras e inmaduras de Demodex spp.

Paralelamente se realiza un estudio ecográfico de abdomen/testicular y se diagnostica un tumor testicular.

¿Cuál es el diagnóstico?

A pesar de tener la sospecha inicialmente de un trastorno endocrino asociado a un sobrecrecimiento de Malassezia, finalmente se diagnostica una sarna demodécica generalizada secundaria a la presencia de un tumor testicular.

Discusión final del caso

En los perros seniles en los que se diagnostican enfermedades sistémicas que además presentan un cuadro dermatológico debe considerarse la demodicosis en el diagnóstico diferencial, ya que es una de las principales parasitosis que pueden ir asociadas a endocrinopatías y/o neoplasias.

Conclusión final
La principal conclusión que se puede obtener tras revisar estos cuatro casos clínicos es que la demodicosis es una enfermedad con muchas caras. En muchos animales se puede presentar como causa primaria y los síntomas que se observan son los clásicos de la enfermedad, pero en muchas otras ocasiones puede presentarse asociada a otras entidades clínicas y puede pasar inadvertida si no somos concienzudos en el seguimiento del protocolo diagnóstico. Como conclusión final, múltiples raspados profundos deben estar siempre en nuestras pruebas diagnósticas preliminares y en todas aquellas revisiones de un cuadro dermatológico, ya sea frente a una recaída o un empeoramiento de un caso diagnosticado con anterioridad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (24)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

Foro asociado a esta noticia:

  • Nunca pensé que fuera una demodicosis

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    5880 | Milena rua - 18/06/2016 @ 23:05:52 (GMT+1)
    Excelente tengo varios pacientes con esos signos clínicos , tendré en cuenta tal parásito

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.