argos.portalveterinaria.com

Los reinos taifas veterinarios

El veterinario de animales de compañía Rafael Luna explica en este artículo su opinión acerca de las consecuencias de la gran fragmentación administrativa que sufre la Veterinaria española.

Rafael A. Luna Murillo
Rafael A. Luna Murillo

Rafael A. Luna Murillo
Veterinario desde 1990

Como todo el mundo sabe, una Taifa (bando o facción) fueron los 39 pequeños reinos en que se dividió el Califato Omeya de Córdoba. Como cordobés y veterinario hago alusión a esta denominación para calificar a las facultades y colegios profesionales veterinarios que se establecen a lo largo y ancho de nuestra geografía. No, no se trata de una descalificación como alguno pudiera imaginar y voy a intentar explicarme.

En el marco constitucional vigente existen 50 provincias españolas y, por tanto, 50 colegios provinciales veterinarios. Además, las leyes autonómicas favorecieron la creación de los consejos autonómicos, que agrupan a los colegios por autonomías, de las que hay 17 y dos ciudades autónomas; y, para remate, un Consejo General de Colegios Veterinarios. Cada uno de ellos puede establecer sus propios estatutos, reglamentos y control de ingresos/gastos.

Por otro lado, existen 13 facultades de Veterinaria entre públicas y privadas; con el ojo puesto en alguna más porque parece que hay “negocio” para montarlas en “la tierra de los conejos”. Las facultades que pertenecen a la European Association of Establishments for Veterinary Education (EAEVE) a fecha 30 de mayo de 2016 son 11. Esta asociación es la que evalúa periódicamente, delegada por la Unión Europea, los estudios de Veterinaria: de las 11, hay ocho aprobadas.

Las consecuencias que nos trae a este país y sus veterinarios este galimatías son varias y ninguna buena. Profesionales que, en definitiva, somos los que vamos a soportar la incompetencia y la sinrazón de los hacedores de licenciados (o grados) y colegiados.

En los colegios se llega a establecer unas diferencias entre lo que unos u otros exigen para poder ejercer la profesión, sobre todo en el ámbito clínico y especialmente en el de pequeños animales. Esto supone gastos diferentes a la hora de ejercer como veterinario y no lo digo por las cuotas colegiales. Por ejemplo, a raíz de la aprobación del Reglamento para el ejercicio profesional en Centros Veterinarios, el Colegio de Córdoba aprobó por una comisión y posterior ratificación de la directiva colegial que para realizar cirugías hay que tener un monitor multiparamétrico con lecturas de Tª, ECG, pO2, PA y pCO2, de tal forma que el convenio firmado con la perrera municipal para esterilizaciones a precios baratos se da a los centros que lo posean tras oportuna inspección.

En las facultades de Veterinaria, la visión en Europa de la profesión es muy distinta y, por tanto, los estudios y homologaciones de los títulos, dependiendo de si son países centroeuropeos, anglosajones o de la cuenca mediterránea. En los dos primeros los perfiles veterinarios son casi exclusivamente clínicos y/o de producción animal, mientras que en España la terna salud pública e inspección de alimentos (funcionarios la mayoría), producción animal y clínica es la que impera. ¿Qué consideración nos tienen entonces nuestros aliados en la Unión Europea? En España la profesión veterinaria, supuestamente una profesión sanitaria, no se aprovecha de ello y seguimos siendo objetivo de “clavaduras” en impuestos y maltrato en las administraciones. Por otro lado, los ATV y auxiliares eminentemente dedicados a la asistencia clínica no pueden ser reconocidos como lo son en países centroeuropeos y anglosajones. Esto limita nuestro crecimiento profesional sin apenas convenios ni derechos.

Lo puedo resumir en dos frases: los veterinarios españoles abarcan mucho y aprietan poco; cuando las barbas de tu vecino veterinario veas cortar, pon las tuyas a remojar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.