argos.portalveterinaria.com

Resolución de una pioderma superficial con una espuma con fitoesfingosina, clorhexidina y climbazol

En muchos casos un tratamiento tópico basta para tratar la pioderma superficial y no es necesario utilizar antibióticos sistémicos, como se puede comprobar en el caso aquí tratado.

Resolución de una pioderma superficial con una espuma con fitoesfingosina, clorhexidina y climbazol

Marie-Christine Cadiergues, DVM, PhD, Dip ECVD
INP-ENVT Dermatology Department
31076 Toulouse, Francia
Imágenes cedidas por la autora

Un Golden Retrevier macho de 11 meses acudió a la clínica por un nuevo brote de prurito abdominal con lesiones pápulo-pustulares.

Historia clínica

El animal fue adoptado a la edad de tres meses, vivía en una casa con un gran jardín y consumía pienso premium para cachorros.

Las lesiones se observaron por primera vez en verano, a la edad de 6 meses, en forma de “manchas rojas” en la zona abdominal (figuras 1 y 2).

Durante el verano se le administró un tratamiento antiparasitario externo mensual con pipetas con permetrina y desde otoño cada 8-10 semanas. No se le bañó de manera rutinaria. No tuvo otitis.

Cuando aparecieron las primeras lesiones, el paciente recibió un antibiótico sistémico durante 10 días y corticoterapia sistémica durante una semana (principios activos desconocidos). Mejoró claramente, pero hubo una rápida recaída posterior. Se le volvió a dar el mismo tratamiento y se observó la misma evolución clínica. Finalmente se instauró un tratamiento oral de prednisolona cada 48 h junto con un suplemento de ácidos grasos.

Figuras 1 y 2. Solo se apreciaban lesiones (pápulas, pústulas y collaretes epidérmicos) en la zona ventral e inguinal del paciente.

Examen clínico

Cuando el perro acudió a la clínica, el prurito era de 5 en una escala de 10, según el propietario.

La exploración general no reveló ninguna anomalía y el desarrollo del perro era el normal para su edad y raza.

El examen dermatológico mostró un pelo de buena calidad, pápulas, pústulas y collaretes epidérmicos en los pliegues inguinales y en el abdomen ventral. Estas áreas estaban ligeramente eritematosas y alopécicas.

La historia y los signos clínicos del paciente sugerían un diagnóstico de pioderma superficial de tipo folicular. Normalmente es secundario y la causa primaria suele ser: infección parasitaria (demodicosis, pulicosis, etc.), dermatofitosis o alergia. La ausencia de otitis y pododermatitis era incompatible con una dermatitis atópica.

Pruebas complementarias

Los raspados y la tricoscopía negativa excluyeron la demodicosis. Se observaron excrementos de pulga. No se consideró pertinente realizar cultivo fúngico.

La citología realizada sobre las pápulas mostró un infiltrado neutrofílico con presencia de muchas bacterias cocoides con aspecto de estafilococos. Algunas bacterias se localizaban en el citoplasma lo que confirmaba la hipótesis de pioderma superficial.

Diagnóstico

El diagnóstico provisional en este momento fue de pioderma superficial, complicado con una infestación de pulgas.

Es posible que el tratamiento sistémico con corticoides hubiera mantenido o incluso ampliado la pioderma.

Tratamiento

La pioderma se trató con un producto antiséptico con clorhexidina. Se consideró que no era útil combinarlo con antibioterapia sistémica.

Debido a las limitaciones del propietario y a las condiciones atmosféricas se optó por no prescribir un champú sino un producto en espuma: DOUXO Pyo Mousse. El producto se aplicó cada 48 horas.

Al mismo tiempo se prescribió un tratamiento antiparasitario adulticida mensual durante todo el año.

Evolución

Se evaluó al paciente tres semanas después de instaurar el tratamiento. El propietario consideró que no había prurito y que las lesiones habían ido desapareciendo desde la primera semana de tratamiento (figura 3).

El examen clínico confirmó el éxito del tratamiento. La alopecia persistía pero las lesiones habían desaparecido.

El propietario apreció la facilidad y rapidez de aplicación del DOUXO Pyo Mousse.

Se amplió el intervalo de tratamientos a una vez cada cinco días durante tres semanas más, junto con el tratamiento antiparasitario y un suplemento de ácidos grasos.

Figura 3. Aspecto del paciente tres semanas después de la aplicación de DOUXO Pyo Mousse.

Conclusiones

En muchos casos no es necesario tratar la pioderma superficial con antibióticos sistémicos; un tratamiento tópico es suficiente.

La espuma es la opción terapéutica de elección cuando los baños son difíciles de realizar, por la poca colaboración del paciente o por la falta de disponibilidad del propietario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto