cabecera
PV ARGOS 36/2014    
128/1076

Metodología diagnóstica para el quilotórax felino

Última actualización 09/12/2003@10:39:18 GMT+1

Un paciente con disnea severa, decaimiento marcado, deshidratación, arritmia y anorexia puede estar sufriendo un quilotórax. Esta es una afección compleja, que puede estar causada por la ruptura del conducto torácico, neoplasias mediastínicas, insuficiencias cardíacas y dirofilariasis, entre otras. Es muy importante conocer su origen para tratarla adecuadamente. Los autores de este artículo ordenan y sistematizan los pasos para arribar a su diagnóstico.

Objetivo

Por medio de este trabajo las autoras intentan ordenar y sistematizar el camino diagnóstico para el quilotórax felino.

Introducción

Las colectas pleurales felinas simbolizan un desafío para el médico veterinario, debido a las múltiples etiologías que están involucradas en estas afecciones. Se suelen observar diversas formas de abordarlas, pero en realidad el camino diagnóstico debe ser sistemático, teniendo en cuenta que se trata de una emergencia.

Los felinos afectados por colectas pleurales presentan entre sus signos clínicos: disnea severa, decaimiento marcado, deshidratación, arritmias, anorexia. La disnea, a veces es tan grave, que tan sólo leves maniobras semiológicas, descompensan al animal y sobreviene la muerte. Es por ello, que lo ideal es efectuar rápidamente el examen objetivo general, con especial atención en la auscultación, permitiendo que el paciente permanezca en la posición que prefiera.

El paso siguiente, cuando se sospecha una colecta pleural, es la indicación de radiografías látero-lateral y dorso-ventral. Una vez confirmada la colecta se debe proceder de inmediato a la punción torácica evacuadora, la cual tiene un fundamento terapéutico y a la vez es esencial para el diagnóstico etiológico. En dicho acto, deben tomarse las muestras necesarias para que se efectúe el estudio citológico y físico-químico de la efusión, así como también para que se realicen cultivos para bacterias y hongos.

Esto debe acompañarse con pruebas de laboratorio de rutina a fin de determinar el estado general del paciente y a veces para complementar los resultados de estas pruebas, con los obtenidos a partir del estudio de la efusión. En la tabla presentada en la página siguiente se enuncian las etiologías más frecuentes de las efusiones pleurales en los felinos, clasificadas según las características fisicoquímicas y citológicas de la colecta.

Quilotórax y pseudoquilotórax felino

El quilotórax es en general, una efusión no-séptica de aspecto blanco lechoso, que se caracteriza por la presencia de quilomicrones y una relación triglicéridos/colesterol mayor a 1. Además la concentración de triglicéridos en la efusión es siempre mayor que en el suero. Las etiologías más frecuentes son la ruptura del conducto torácico o de alguna de sus ramas, neoplasias mediastínicas, insuficiencia cardíaca congestiva, dirofilariasis e idiopáticas.

El pseudoquilotórax tiene también un aspecto blanco lechoso, que contiene colesterol o compuestos similares a la lecitina, pero no tiene glóbulos de quilomicrones. Debe tenerse en cuenta que el término pseudoquilotórax ha sido erróneamente empleado para definir las causas de quilotórax que no impliquen la ruptura del conducto torácico. En realidad, se trata de otro tipo de efusión, el cual sólo ha sido observado en las persistencias crónicas de las efusiones. Esto altera la permeabilidad entre el sistema circulatorio sistémico y la linfa y por ello el colesterol, proveniente de la lisis celular, queda atrapado en el espacio pleural.

Una vez confirmada, por medio de radiografía, la colecta pleural y luego de obtenida la muestra, cuando se observa la presencia de una efusión blanco lechosa, compatible con quilotórax, se procede así:

Clasificar el tipo de efusión

Para ello se deben evaluar los siguientes parámetros: color, turbidez, proteínas totales, densidad, presencia de fibrina, concentración de triglicéridos/colesterol, presencia de bacterias, fórmula y recuento celular, prueba de éter y tinción de Sudan 3. En sangre debe determinarse la colesterolemia y trigliceridemia. Todo esto permite confirmar el quilotórax.

Determinar la etiología del quilotórax

  1. Evaluar las posibles afecciones cardíacas por medio de: electro y ecocardiogramas. Por medio de estos exámenes complementarios se pueden determinar y diferenciar patologías cardíacas, tales como cardiomiopatías hipertróficas o dilatadas, insuficiencias valvulares, efusiones pericárdicas, etc.

  2. Evaluar la presencia de masas mediastínicas: linfomas, timomas, carcinomas, etc. Para ello se deben efectuar radiografías torácicas, luego de haberse eliminado la efusión. A veces es necesario complementar este método diagnóstico con las ecografías, en especial cuando no es factible la eliminación total del fluido. Una vez localizada la masa se puede proceder a la punción biopsia de la misma.

  3. Descartar la presencia de dirofilariasis. En este caso pueden realizarse: Test de Knott, serología, determinación de microfilarias en el microhemátocrito.

  4. Una vez realizados los pasos anteriores y descartadas las mencionadas etiologías, recién entonces, corresponde investigar la posible ruptura del conducto torácico o de sus ramas. El motivo de esto, es que la metodología para el diagnóstico de la ruptura es muy compleja y además la afección es la menos frecuente.

  5. El método complementario que debe emplearse es la linfangiografía. En ella se inyecta azul de metileno en un ganglio adyacente al ciego, para localizar los vasos linfáticos e inyectar en ellos el medio de contraste hidrosoluble. Se toma entonces una radiografía de tórax, mientras se está inoculando el último mililitro de medio de contraste. De esa forma se evidencia el lugar de la ruptura y puede procederse a su resolución quirúrgica.

  6. Una vez realizados todos los pasos anteriores sin confirmarse ninguna de las mencionadas causas, es posible concluir que se trata de un quilotórax idiopático.


Trasudado

Trasudado modificado

Exudado no séptico

Exudado séptico

Efusión quilosa

Efusión pseudoquilosa

Efusión hemorrágica

Color

Transp.

claro

claro turbio

turbio

turbio con floculos

opaco

opaco

opaco

Densidad

1013

1013-40

1021-33

1021-33



1030-45

Proteínas (g/dl)

< 2.5

> 2.5

> 3

> 3

> 2.5

> 2.5

> 3

Glób. rojos

-

+/-

+/-

+/-

+/-

+/-

+++

Células nucleadas

<500 CM, NND

>200 NND, L, CM

>2000 NND,L,M

>4000 NND,ND,M

>400 L,M,NND

>100 CM,M,NND

>1000 NND,M,L,CM

Fibrina



+

+

cron.+

+


Bacterias




+




Lípidos





+ TGC
bajo COL

+ bajo TGC
COL


Etiología

ICC Hipoprotinem.

Trasudado Cr. Hernia diafrag.

Neoplasia PIF

Cuerpo extr. Heridas

Obstr. Linfat. Rupt. C. Torac

Neoplasia L.S. Felino

Neo. Trauma Coagulopatía

Referencias:

ND: Neutrófilos degenerativos
NND: Neutrófilos no degenerativos
L: Linfocitos
M: Macrófagos
CM: Células mesoteliales

Con respecto al tratamiento los pasos a seguir son:

  1. Tratamiento de la efusión, el que se basa en toracocentésis repetidas y dietas hipograsas. Si éste no resulta, existen técnicas quirúrgicas específicas (shunt pleuro-peritoneal, ligadura del conducto torácico, pleurodésis)

  2. Tratamiento de la enfermedad de base. Si bien el quilotórax es una afección compleja, su diagnóstico y tratamiento son factible siguiendo sistemáticamente los pasos mencionados.

Bibliografía

  1. Fossum, T.; Forrester, S. Et Al: Feline chilotórax: 37 cases. J. Am. Vet. Med. Assoc. 198:672, 1991.

  2. Fossum, T.; Evering, W. Et Al: Severe bilateral fibrosing pleuritis associated with chronic chilotórax in five cats. J. Am. Vet. Med. Assoc. 201:317, 1992.

  3. Meadows, R.; MacWilliams, P.: Chylous effusions revisited. Veterinary Clinical Pathology. Vol 23:2. 54-62. 1996.

  4. Stewart, A.; Padrid, P. Et Al: Diagnostic utility of differetnial cell counts and measurement of ldh, total protein, glucose and ph in the feline pleural fluid. Proceeding 8th annu. Vet. Med. Forum Washington D.C. 1990. Pag.1121.

  5. Sherding, R.; Birchard, S.: Manual clínico de pequeñas especies. Editorial Interamericana. México 1996. Pag 688.

Este artículo se publicó en la revista Sintesis de Noticias ( CPMV Bs.As.) Nº 2 Abril 1999.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (5)   No(0)
128/1076
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto