argos.portalveterinaria.com

Terapia asistida con animales en niños con trastornos de déficit de atención e hiperactividad

Terapia asistida con animales en niños con trastornos de déficit de atención e hiperactividad
Acariciar un animal es beneficioso para la salud y el bienestar de las personas, ya que la calidad de las relaciones sociales depende en gran parte del tacto. Las sesiones de terapia o educación son una gratificación táctil, con valor terapéutico, tanto para la mejora de la salud psicológica como de la física.
Miguel Ángel Signes Llopis. Experto en problemas de comportamiento, modificación de conducta, Asesor y Terapeuta canino certificado por AEPE en el Curso Máster de Etología Canina Avanzada. Curso de Etología Clínica y Bienestar Animal impartido en la UEX. Técnico en Terapia Asistida con Animales por la Fundación Bocalán. Técnico en terapia asistida con perros por CTAC (www.ctac.cat). Autor de varios artículos científico-técnicos de Etología Clínica Canina y de Terapia Asistida con Animales. Colaborador de Portal de Veterinaria Argos y de la revista Especies.

Hart (2003): “Los efectos calmantes de los animales son especialmente valiosos con los niños que muestran alteraciones de falta de atención e hiperactividad y trastornos de conducta y han servido de base para intervenciones terapéuticas. Una amplia serie de estudios en un entorno educativo ha mostrado que los animales atraían y mantenían la atención de los niños y dirigían su atención al exterior (Katcher & Wilkins, 1997). Calmar a los niños fue un primer paso esencial. Una vez que su atención había sido movilizada y dirigida hacia fuera, la agitación y las agresiones disminuían, mejorando el entorno educativo. Las mejoras en la conducta se generalizaron a otras situaciones pedagógicas, pero no a todas”.
Al Canis familiaris también se le puede utilizar como modelo para trabajar con niños que tengan problemas de lectura. Aquí tenemos a Airon “leyendo una revista”. (Foto: M.A. Signes)
Sabemos que los niños y los adolescentes con Trastornos Déficit de Atención (T.D.A) e Hiperactividad (H) tienen problemas psicosociales y suelen mostrar impulsividad, agresividad, impaciencia, trastornos conductuales, falta de tacto en el trato con otras personas, búsqueda de sensaciones nuevas (por lo que suelen adoptar comportamientos de riesgo), conductas desafiantes, baja autoestima, problemas en la atención, concentración, aprendizaje y en el rendimiento. Todo ello provoca fracaso escolar y conflictos en las relaciones interpersonales, entre otros problemas.
También estos niños y adolescentes suelen tener ansiedad, estrés y depresión, y un animal de compañía tiene un impacto directo tanto en la respuesta psicológica como en la fisiológica, reduciendo estas sintomatologías. Friedmann (2003) dice a este respecto: “La observación implícita o el estar en presencia de animales tiene un impacto directo tanto en la respuesta fisiológica (Friedmann et al., 1983b) como en la salud psicológica: menor ansiedad (Sebkova, 1977) y menos depresión (Holcomb et al., 1997)”. Serpell (2003) dice respecto al estrés: “Los animales de compañía pueden proporcionar a las personas una forma de apoyo social que reduce y amortigua el estrés (McNicholas & Collis, 1995; Serpell, 1996; Siegel, 1990)”.
Acariciar a un animal es beneficioso para la salud y el bienestar de una persona, ya que la calidad de las relaciones sociales depende en gran parte del tacto. Las sesiones de terapia o educación son una gratificación táctil, con valor terapéutico, tanto para la mejora de la salud psicológica como de la física. Fine (2003): “Baun et al. (1984) opinan que los animales poseen un efecto tranquilizador sobre las personas y reducen su nivel de excitación. Los datos de su estudio relacionaron el contacto táctil con un perro con bajas presiones sanguíneas inducidas experimentalmente”.
Los objetivos a alcanzar en las sesiones de educación o terapia asistida con animales con este colectivo son, entre otros, los siguientes:
  • Mayor motivación, atención y concentración en su entorno inmediato.
  • Incremento en la motivación frente a actividades como la lectura, el aprendizaje y el trabajo en equipo, mejorando la capacidad para seguir instrucciones.
  • Reducción de la impulsividad y la agresividad.
  • Mejora de la autoestima y la autodisciplina.
Para alcanzarlos, los animales de compañía se pueden aplicar en las sesiones de educación o terapia de las siguientes maneras.

Como fuente de tranquilidad y atención
Serpell (2003): “Los animales pueden inducir un estado de relajación inmediata, psicológicamente tranquilizador, por el simple hecho de atraer y mantener nuestra atención (Katcher et al., 1983)”.
Los animales de compañía son de gran utilidad ya que atraen y mantienen la atención de niños o adolescentes con T.D.A.H, llegando a mejorar el entorno educativo y terapéutico. Es más, según Katcher y Wilkins (2003): “La atención dirigida a los animales se asocia con una inhibición del comportamiento porque el niño no sabe qué va ha hacer el animal. El animal constituye un estímulo que presenta novedades constantes. La inhibición del comportamiento crea un periodo de tiempo durante el cual el niño puede formular preguntas acerca del animal. El animal crea una “necesidad de saber” o una curiosidad que sólo puede ser satisfecha si el niño formula las preguntas adecuadas”.

Airon saludando. (Foto: M.A. Signes)
Como objeto transicional
Utilizar a un perro como objeto transicional puede convertirse en una defensa muy efectiva contra el estrés, la ansiedad y la inseguridad, siendo éste para el niño y/o adolescente una forma segura e inocua de reducir estos síntomas. Es más, un animal “les abre la puerta”, facilitando la expresión de sentimientos y explicándole experiencias que no le han contado al terapeuta.
Además, usando a un perro como objeto transicional se puede trabajar con los niños y los adolescentes la atención, la concentración, el fomento de la autodisciplina, el aumento de la autoestima, la sensibilidad, el amor sin propiedad, el compartir vivencias y posesiones, el área socioemocional, el reforzamiento lógico matemático, la capacidad de cálculo matemático y de asociar números a cantidades; el respetar turnos y el seguimiento de instrucciones; o programas de lectura y dicción, entre otras múltiples aplicaciones.

Como elemento no amenazador y compañero de juego
Para que el tratamiento sea más efectivo es bueno disponer de un marco en el que el niño o adolescente no se sienta amenazado o desafiado. Sabemos que los animales son menos desafiantes que los humanos lo que permite mejorar su habilidad de relacionarse sin amenazas. Seguidamente, es más fácil que trasladen su interés hacia otros seres vivos, como el educador o terapeuta, lo que facilitará la comunicación entre ambos, haciendo el animal de “lubricante social”. Katcher y Wilkins (2003) dicen a este respecto: “Puesto que la presencia del animal dirige la atención del niño hacia el exterior, reduce el nivel de excitación y permite que el niño perciba con más precisión el comportamiento de los terapeutas y otros niños, inhibiendo de esta manera la utilización de los prejuicios negativos acerca de la intención del terapeuta. Esta tendencia favorecía el desarrollo de una red de atribuciones positivas hacia el animal, el personal relacionado con los animales y los otros niños”.
En cuanto a la utilización de un animal como compañero de juego, sabemos que es más efectivo que los juegos o juguetes tradicionales, ya que al ser un ser vivo provoca una gama de reacciones más amplia y es capaz de proporcionar mucha interacción. Katcher y Wilkins (2003) dicen: “Los niños TDAH y con trastornos de conducta tienden a hacer atribuciones negativas acerca de sus compañeros, sus padres y los adultos, proyectando hostilidad y justificando su propio comportamiento agresivo. La gente relacionada con los animales es percibida de forma positiva, y al introducir los animales en la terapia existe una mayor interacción positiva entre el paciente y el terapeuta”.

Como potenciador del aprendizaje
Ruckert (2007): “En el curso de mis investigaciones y entrevistas, he comprobado que entre los animales y los niños se forma un vínculo especial que contribuye a un aprendizaje saludable. Desde el momento en que el niño o la niña se encuentra con el animal, éste le servirá de maestro, amigo y terapeuta”. También Melson (1990) nos dice que un perro es beneficioso para el desarrollo del niño.
Sabemos que un animal de compañía no solo modifica el entorno educativo y terapéutico sino que además, en niños con T.D.A.H., les puede ayudar a aprender nuevas habilidades y a reducir los problemas de comportamiento: “Además de ayudar en el aprendizaje de nuevas habilidades, la presencia de animales en entornos terapéuticos puede ser útil para reducir problemas de conducta de los pacientes (Burch 2003)”.
En un niño con problemas de comportamiento el hecho de realizar una actividad encaminada a cuidar, alimentar, cepillar o preparar la cama a un perro, no sólo aumenta la autoestima, fortalece la socialización y desarrolla la empatía, sino que estas actividades son las adecuadas en el tratamiento de personas con un comportamiento antisocial, un pobre sentido de la responsabilidad y un bajo nivel de autoestima. Katcher y Wilkins (2003) dicen: “La competencia conseguida a través del dominio del miedo, el aprendizaje de los comportamientos necesarios para cuidar a los animales y el incremento de la habilidad para experimentar una interacción social gratificante con los animales, con el personal y con otros niños, aumentaría la autoestima y la probabilidad de que el niño deseara aprender en otros contextos”.
Además, es aplicable en niños en los que el habla controlada no está bien desarrollada, pudiéndose utilizar un perro para potenciar el aprendizaje. El niño le daría órdenes y el animal las cumpliría (siéntate, échate, vete a tu sitio, saluda, tráeme la pelota, etc.). Katcher y Wilkins (2003) dicen: “Descomponiendo el proceso de aprendizaje en unidades en las que el educador explica y muestra cómo actuar, se ayuda al niño a desarrollar una capacidad para el habla controlada que es la guía del comportamiento moral y favorable a la resolución de problemas en los niños normales (Vygostky, 1986)”.

Como modelo
Un ejemplo de la utilización del perro como modelo lo podríamos obtener cuando tratamos de fomentar la autodisciplina en el niño o adolescente. El simple hecho de adiestrar a un perro en la obediencia hace que perfeccione su capacidad de autodisciplina, además de fomentar la concentración y la seguridad.
También en un niño que fracasa por falta atención y concentración en la realización de ejercicios matemáticos. Con un perro se puede trabajar esta área como modelo, realizando el siguiente ejercicio matemático: en una pared de la sala se ponen los número del 0 al 9 y los signos de la suma (+), resta (-), división (:) y multiplicación (x). Se le pregunta al niño qué quiere que calcule el perro. El niño, por ejemplo, le contesta que quiere multiplicar 25 por 4. El perro le dice al niño el resultado, 100, tocando con el hocico los números, 1, 0, 0. Seguidamente, es el animal, tocando mediante el hocico, el que le dice al niño el cálculo que tiene que hacer. Si el niño se equivoca, el perro le puede ayudar hasta lograr el fin, que el niño realice correctamente el cálculo.

Como cómplice
Con estos niños se puede utilizar al animal como cómplice. Por ejemplo, en el ejercicio matemático anterior el/la terapeuta les puede pedir que hagan uno o dos cálculos juntos. El niño dice los resultados y el perro los marca con el hocico.
Otro ejemplo sería que el niño y el perro han estado jugando con unas pelotas. Una vez finalizan el juego, al niño y al perro se les puede pedir que las guarden en un cajón. Ambos participan en el seguimiento de instrucciones habiendo una complicidad entre ellos.

Como reforzador de conductas
Utilizando a un Canis familiaris como reforzador de conductas con este colectivo de niños se pueden trabajar muchos aspectos: la atención, concentración, bajada de la ansiedad, aumento de la autoestima y confianza en sí mismo, la autodisciplina o el seguimiento de instrucciones, entre otros.
A un niño hiperactivo, que ya tiene interés por el animal y quiere jugar con él, el terapeuta puede pedirle que permanezca sentado durante un tiempo antes de iniciar el juego y, de este modo, trabajar la tranquilidad y el seguimiento de instrucciones.
Por otra parte, en un niño con T.D.A., si el objetivo es trabajar el mantenimiento de la atención durante un tiempo, la concentración, la responsabilidad y el aumento de la autoestima, se le podría asignar la tarea de alimentar al animal, rellenando un juguete interactivo del perro con bolitas de pienso y que una vez ha finalizado de rellenar, se le da al perro para que saque las bolitas de su interior. El perro al tocar el juguete con la pata o el hocico hace caer las bolitas de pienso y se las come, reforzando la conducta del niño.
En definitiva, la utilización de animales de compañía, especialmente el Canis familiaris, como herramienta al servicio del educador/a o terapeuta potencia el aprendizaje, modifica el entorno educativo y terapéutico y facilita que se logren los objetivos más rápidamente, resultando especialmente útil en niños con trastornos déficit de atención e hiperactividad, mejorando su calidad de vida y su integración social.

Bibliografía

Cusack, O. (2.008): Animales de Compañía y Salud Mental. 2ª Edición. Fundación Affinity.

Fine A. H. (2003): Manual de Terapia Asistida por Animales. Fundación Affinity.

Levinson, B.M (2.006): Psicoterapia Infantil Asistida por Animales. Fundación Affinity.

Ruckert, J. (2.007): Terapia a cuatro patas. 2ª Edición. Fundación Affinity.

Signes M.A., Rodrigo M.D. (Agosto, 2009) en: “Animales de Compañía y Niños: Una Relación Educativa y Terapéutica” (www.ataaasafor.es). Consultado el 05/09/09.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (61)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

Foro asociado a esta noticia:

  • Terapia asistida con animales en niños con trastornos de déficit de atención e hiperactividad

    Últimos comentarios de los lectores (5)

    3932 | Clara - 25/06/2013 @ 16:33:58 (GMT+1)
    Hola, soy estudiante de grado de psicologíka en la Universidad de Granada y precisamente mi fin al estudiar esta carrera es dedicarme a terapias exactamente como las que usted describe en el articulo. El máster que he encontrado de momento más parecido es el de la Universidad Complutense de Madrid de MÁSTER UNIVERSITARIO EN ETOLOGÍA ANIMAL Y HUMANA, me gustaría saber si este es el correcto para poder dedicarme a esto. Muchas gracias
    3306 | Moderador del foro - 05/12/2012 @ 09:31:48 (GMT+1)
    Hola Edith,
    Lo mejor será que acudas a algún veterinario de tu localidad para que te indique a dónde acudir. Seguro que él conocerá algún centro de terapia asistida con animales que te podrá ayudar.
    Un saludo
    3305 | edith - 05/12/2012 @ 05:17:10 (GMT+1)
    Gracias por la informacion mi nino tiene deficiencia atencional agreciva y habeses no se que hacer, desconocia este problema neurologico y siempre pense que era normal su coportamiento ya que solo tengo un nino gracias otra vez por la informacion yo vivo en california si saben de algun doctor que me puedan recomendar se lo agradeceria mucho.
    3079 | veronica - 25/07/2012 @ 19:49:55 (GMT+1)
    Me parece genial difundir noticias como estas,yo soy veterinaria y amo los animales,crio en mi casa y si tuviera mas espacio tendria muchos mas. Los animales tienen mas sentimientos y mejores actitudes que muchos humanos.
    Saludos
    Veronica
    3077 | Julieta - 25/07/2012 @ 03:25:30 (GMT+1)
    Hola estoy muy interesada en saber o poder realizar algún curso sobre terapia con perros. Mi punto de interés es poder aportar mas a mis pacientes soy enfermera pediatrica trabajo directamente en los domicilios y la mayoría de los niños tienen problemas neurológicos.
    Gracias

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto