cabecera
PV ARGOS 17/2014    
380/1054

Homeopatía en la clínica veterinaria

Última actualización 04/10/2010@10:42:43 GMT+1
La medicina homeopática, a través del estudio profundo de los síntomas individuales de la dolencia de cada paciente, ofrece la posibilidad de curar, paliar o estabilizar la enfermedad; en otros casos permite la resolución de patologías con medicamentos de menor toxicidad.
Montserrat Peinado Rodríguez
Especialista en Homeopatía por la Universidad de Murcia
Hospital Vetersalud La Creu
La Creu, 6 -Alfaz del Pí (Alicante)
Tel.: 966 860 219 – Fax: 966 860 218
mon@vetersalud.com - www.veterinario-vetersalud.com
Imágenes cedidas por la autora


A finales del siglo XVIII, Hahnemann formuló el principio que constituye el pilar básico de la homeopatía, el Principio de Similitud.

La homeopatía es un método terapéutico reconocido internacionalmente, incluido en algunos países dentro del sistema nacional de salud (Reino Unido, Suiza) y del que se imparte docencia en numerosas escuelas y universidades españolas. En el estado español, al igual que en el resto de países de la Unión Europea, los productos homeopáticos son medicamentos regulados por el Ministerio de Sanidad y Consumo (Real Decreto 2.208/94, de 16 de noviembre de 1994, publicado en el B.O.E. de 28 de noviembre de 1994) y son medicamentos de venta en farmacia.

Como método terapéutico que es, precisa de una anamnesis, exploración y un planteamiento diagnóstico y evolutivo; debe, por tanto ser practicado por un profesional veterinario que, una vez que llegue a un diagnóstico, decidirá el tratamiento médico: homeopático, alopático, o ambos.

La consulta de un veterinario homeópata no sólo no difiere de la del veterinario tradicional, sino que la enriquece con una anamnesis y observación exhaustivas de cómo se desarrolla el cuadro clínico en la individualidad del paciente, tanto en lo que atañe a los síntomas actuales como a su evolución en el tiempo.

Concepto de salud-enfermedad y principios de acción
Se puede decir que la enfermedad es una acción del organismo para defenderse de determinados factores endógenos y/o exógenos. La curación es una reacción de ese organismo después de la acción emprendida por la enfermedad.

La homeopatía ayuda al organismo a curarse después de la acción emprendida, ya que lo que hace es potenciar la reacción. El principio de similitud se basa en que:
1. Toda sustancia farmacológicamente activa provoca en un individuo sano y sensible a ella una serie de síntomas característicos de esa sustancia. Esto es objetivable con la experimentación clínica y toxicológica (y a ese conjunto de síntomas se le conoce como patogenesia).

2. Todo enfermo presenta una serie de síntomas que le son característicos como individuo y que podemos resumir de manera general en físicos y/o psíquicos o mentales.

3. La curación, desaparición o mejoría de los síntomas del paciente se produce con dosis muy bajas o infinitesimales de aquellas sustancias que experimentalmente produzcan síntomas similares o muy parecidos a los que presenta el paciente.

Como ejemplo, podemos considerar los síntomas de la picadura de abeja, que son: picor ardiente, dolor que mejora con el frío, edema rosado, aparición brusca. Por eso Apis mellifica a dosis infinitesimales se usa para tratar: picaduras de insectos con picor ardiente, urticaria con edema rosado, conjuntivitis de aparición brusca, y cualquier lesión cutánea que presente ese patrón característico.


Medicamentos homeopáticos
Los medicamentos homeopáticos se extraen de cepas procedentes de vegetales (1.500 cepas), animales (300 cepas) y minerales (1.200 cepas). Es decir, existen unos 3.000 medicamentos homeopáticos aunque en la práctica sólo se utilizan unos cientos.

Los medicamentos homeopáticos se presentan en diferentes formas galénicas, aunque las más habituales son los gránulos y glóbulos de lactosa/sacarosa impregnados de la sustancia a utilizar. También se presenta en: comprimidos, gotas, jarabes, ampollas bebibles y cremas.

Origen de la homeopatía
El término “homeopatía” deriva del griego homios (semejante) y pathos (enfermedad). En contrapartida, el método terapéutico tradicional, nutrido en sus orígenes de las enseñanzas de Galeno, se define con los términos griegos allos (contrario) y pathos (enfermedad).

El objetivo fundamental de la medicina homeopática es reforzar la capacidad natural del cuerpo para curarse a sí mismo, basándose en la ley de la similitud: “lo semejante se cura con lo semejante”, desarrollada por Samuel Hahnemann (1755-1843) y que describe que “los medicamentos a dosis infinitesimales son capaces de curar las enfermedades análogas a aquellas que ellos mismos a dosis ponderales pueden provocar”. Pero fue realmente Hipócrates en el siglo IV a. C. quien ya dejó escritos los principios en los que se basa esta medicina.

La técnica
En el tratamiento de las enfermedades mediante homeopatía, se pueden combinar en cada caso los medicamentos propios de la enfermedad y ayudar con el medicamento que corresponda a la tipología del animal:
1. Los remedios o medicamentos “sintomáticos” son los usados para controlar la enfermedad particular del paciente. A la elección del medicamento se llega por un proceso de selección de síntomas más característicos en el paciente, que se denomina “repertorización”.

2. El medicamento propio de la tipología del animal se decide en función de su morfología y del comportamiento general. Por ejemplo: el perro lento y obeso de tipología carbónica (tipo Pastor Alemán que ha presentado toda su vida la alternancia entre las patologías cutáneas y articulares) va a envejecer de forma totalmente diferente al fosfórico, longilíneo y más nervioso (tipo Galgo con problemas respiratorios y de desmineralización ósea, que envejece delgado pero con problemas cardiacos, enfisematosos o de anemia) y los de tipo fluórico (Chihuahua), que lo harán sin dientes, sin pelo, los riñones deficientes, pero con una psicología que les hará ver la vida “de color rosa”.

3. Según la técnica empleada en la preparación del medicamento homeopático: tinturas madre (TM), diluciones centesimales (CH), decimales (DH), korsakovianas (K) o diluciones (LM), y dependiendo del número de veces que se han diluido las tinturas madre (a partir de ellas se fabrica el resto), se adjunta un número, que nos informa de la duración y de la potencia de acción del medicamento, por ejemplo Lycopodium 9 CH.


Grados de dilución
Para los remedios sintomáticos:
• Locales, dependiendo de la similitud: de 5 CH, 7 CH, 9 CH.
• Locales, generales y/o etiológicos no psíquicos: de la 9 CH a la 30 CH.
• Locales, psíquicos y/o etiológicos emocionales: de la 30 CH a la 200 CH.

Dosificación y administración
Hay diferentes maneras de administrar el medicamento homeopático a los animales (en Medicina Humana se dejan los gránulos o glóbulos bajo la lengua hasta que se disuelven), pero la más usada es el método “plus”, que consiste en diluir 5-10 gránulos en una botella de agua mineral de 200 ml, y de ahí ir administrando las dosis. No se debe mezclar con la comida, ni darse justo antes o después.

Frecuencia
• Si son agudos: de 4 a 6 tomas por día.
• Si son crónicos: de 1 a 3 veces por día.
• Si el animal mejora, se van espaciando.

Materia médica homeopática
Reúne el conjunto de patogenesias de las distintas sustancias utilizables en terapéutica homeopática. Es por tanto el “vademécum” del que el homeópata se nutre.

La homeopatía, como método terapéutico, tiene en cuenta la individualidad del enfermo a la hora de “expresar” la sintomatología ante una enfermedad, valora modalidades de mejoría o empeoramiento que matizan o cualifican los síntomas, que son propias de ese paciente y que van a servir al homeópata para individualizar el tratamiento. Uno de los hechos que más llama la atención al empezar a practicar la homeopatía es la constatación clínica de la existencia de una amplia variabilidad en los enfermos de un mismo síntoma, como expresión de una manera propia de enfermar. Tomemos como ejemplo varios pacientes con cojera crónica del tercio posterior debida a una enfermedad degenerativa: en general la cojera, el dolor y la atrofia muscular no faltan en ninguno de ellos, pero una somera observación y anamnesis nos hará ver que algunos pacientes presentan más dolor al empezar a caminar, otros cuando llevan un rato en movimiento, a unos les agrada el masaje, a otros no… El homeópata realiza entonces un abordaje terapéutico en función de la cualificación de esos síntomas, y la respuesta al tratamiento individualizado es muy eficaz y rápida. Para el método terapéutico tradicional dicha cualificación carece de valor y se olvida la idiosincrasia particular del paciente a la hora de expresar la enfermedad.

Límites de la homeopatía
Los límites de la homeopatía vienen determinados por el sentido común, y el conocimiento médico y de las amplias posibilidades de la homeopatía. En general, hacen referencia a cuadros serios de salud o aquellos procesos que requieren de una medicación alopática para obtener unos determinados resultados dadas las características del proceso: broncodilatadores, quimioterapia... En cualquier caso la medicación homeopática siempre es muy útil como coadyuvante de la terapia clásica.


Los medicamentos homeopáticos se extraen de cepas procedentes de vegetales (1.500 cepas), animales (300 cepas) y minerales (1.200 cepas). Es decir, existen unos 3.000 medicamentos homeopáticos aunque en la práctica sólo se utilizan unos cientos.

La homeopatía resulta útil porque es eficaz y no es agresiva; no aparecen efectos secundarios, iatrogenia ni posibilidad de intoxicación por error. No existe límite de edad o estado, puesto que se puede administrar en gestación, cachorros, geriátricos, pacientes polimedicados. Es compatible con la medicación alopática, sin interacciones. Permite una ampliación del abanico terapéutico y posee efecto curativo y preventivo. o

Bibliografía
1. Marie-Noëlle Issautier, Henry Calvet. Thérapeutique homéopathique vétérinaire. 4ª edición 2002 Ediciones Boiron p.115-138, 168-176, 182-183, 233-244, 257-259, 265-270, 305-315, 324-337
2. J.Jouanny, J.B.Crapanne, H.Dancer, J.L.Masson. Terapéutica homeopática, posibilidades en patología crónica, Ediciones Boiron
3. Christopher Day. The homeopahic treatment of small animals, principle and practise. Ed. B.Jain Publishers (P) LTD, p. 105
4. Jacqueline Peker. Homéopathie en médecine vétérinaire, animaux de compagnie. Ed. Maloine, p. 192-195
5. José Ramón Torre Blázquez, veterinario titulado por la IAVH, Curso de Estudios avanzados en homeopatía veterinaria, Mayo 1997, Zaragoza
6. Pedro Castejón Valero, médico y profesor del Curso de Especialista en Homeopatía por la Facultad de Medicina, Universidad de Murcia, 2003-2005
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (21)   No(3)
380/1054
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto