cabecera
PV ARGOS 43/2014    
396/1076

Por Lluís Ferrer y Xavier Roura

Leishmaniosis felina: ¿anécdota o enfermedad emergente?

Última actualización 31/08/2010@09:31:20 GMT+1
Durante los últimos años se ha registrado un incremento en los casos de leishmaniosis felina, no está claro si porque realmente ha aumentado su prevalencia o simplemente porque se han mejorado los procedimientos diagnósticos. No obstante, en zonas endémicas de leishmaniosis canina, hay que incluir a esta enfermedad en el diagnóstico diferencial si un gato muestra síntomas compatibles.


Lluís Ferrer, med vet, PhD, Dipl ECVD (1). Xavier Roura, med vet, PhD, Dipl ECVIM-CA. (2)

(1) Miembro del grupo LeishVet. Facultad de Veterinaria, Universitat Autònoma de Barcelona.
(2) Miembro del Grupo de Estudio de la Leishmaniosis Canina (GSLC). Hospital Clínic Veterinari, Universitat Autònoma de Barcelona.

(Imágenes cedidas por los autores)



Figura 1. Úlceras corneales profundas y panuveitis exudativa hipertensiva bilateral en un caso de leishmaniosis felina. (Foto: Servicio de Oftalmología del Hospital Clínic Veterinari, UAB)


Haz clic en la imagen para ampliarla

El primer caso de leishmaniosis felina se describió hace un siglo en Argelia, en un hogar en el que también se diagnosticó un caso de leishmaniosis en un niño y un caso de leishmaniosis canina (Sergent et al., 1912).

Desde entonces se han ido describiendo de forma más o menos esporádica casos de leishmaniosis en gatos en prácticamente todos países en los cuales la leishmaniosis canina es endémica (España, Portugal, Francia, Italia, Grecia). Sin embargo, en la última década se han reportado con mucha más frecuencia casos de leishmaniosis felina, incluso se han publicado series relativamente largas (15 casos; Navarro et al., 2010).

En la actualidad, no sabemos si la prevalencia de la enfermedad aumenta o si, por el contrario, sólo han mejorado los procedimientos diagnósticos. En cualquier caso, es necesario que los veterinarios conozcamos esta enfermedad, su diagnóstico, su tratamiento y su importancia sobre la salud pública.

Datos de distribución muy variables

La leishmaniosis felina en Europa está causada por Leishmania infantum, como la leishmaniosis canina, y es transmitida por los mismos flebótomos. Los flebótomos son muy poco selectivos y se alimentan de sangre de muchos mamíferos, entre ellos el gato, e incluso de aves (Ogusuku et al., 1994). Además, se ha demostrado que un gato infectado por Leishmania es capaz de infectar flebótomos de forma eficaz (Maroli et al., 2007).

Los estudios epidemiológicos realizados hasta el momento, han dado resultados muy diversos y es difícil dar una cifra única. Utilizando técnicas de PCR (que detectan infección) se han obtenido resultados tan distintos como un 63% de positivos (en gatos FIV+ en Sicilia) y un 0,43% en un estudio realizado en Madrid (Ayllon et al., 2008). En cambio, los estudios serológicos en general dan resultados algo más bajos, pero también muy diversos. En la tabla que hay a continuación, se recogen algunos de los resultados de los diferentes estudios.

Prevalencia de leishmaniosis felina en diversos estudios recientes.
Autor y país Técnica Resultado
Pennisi
Italia (Sicilia)
IFI 63% de gatos FIV + seropositivos a Leishmania
Martín-Sánchez et al.
(2007)
España (Sur)
IFI
PCR
28,3% positivos (>1:40)
25,7% positivos
(N=183)
Solano_Gallego (2007)
España (Mediterráneo)
ELISA Prot A
ELISA IgG
6,29% positivos
5,25% positivos
(N=445)
Solano_Gallego (2007)
España (Mediterráneo)
ELISA Prot A
ELISA IgG
6,29% positivos
5,25% positivos
(N=445)
Maia et al. (2008)
Portugal (Lisboa)
PCR
IFI
30,4% positivos
17,3% positivo débil
(N=23)
Ayllon et al. (2008)
España (Madrid)
IFI
PCR
1,29% positivos
0,43% positivos
(N=233)
Nasereddin et al. (2008)
Israel (Jerusalén)
ELISA 6,7% positivos
17,3% positivo débil
(N=104)
Tabar et al. (2008)
España (Barcelona)
PCR 4% positivos
(N=100)
Diakou et al. (2009)
Grecia (Thessaloniki)
ELISA IgG 3,87% positivos
(N=284)

De todos estos datos parece concluirse que la infección en gatos por Leishmania no es rara y que, en zonas endémicas, hay un porcentaje de gatos infectados; bien de forma permanente o bien transitoria. Sin embargo, parece evidente que sólo una parte muy pequeña de estos animales desarrolla la enfermedad. De hecho, hasta el momento se han descrito menos de 100 casos de leishmaniosis en gatos, una cifra que seguro es muy inferior al numero de gatos infectados. Muy probablemente, el sistema inmunitario sano del gato es capaz de controlar la infección por este parásito, bien eliminándolo o bien manteniéndolo en un estado crónico subclínico. Sólo en una minoría de gatos, genéticamente predispuestos o con un sistema inmunitario debilitado (infecciones virales, fármacos inmunosupresores, neoplasias…) la infección progresa y genera signos clínicos (Leiva et al., 2005).

Un tema controvertido es la posible predisposición de los gatos infectados por retrovirus (FeLV, FIV) a desarrollar leishmaniosis. Si bien en las series publicadas hay varios casos de gatos FIV+ (Pennisi et al. 1998; Hervás et al., 1999; Pennisi et al., 2004; ), estudios epidemiológicos extensos no han sido capaces de demostrar esta relación (Solano-Gallego et al., 2007, Martín-Sánchez et al., 2007).


La leishmaniosis visceral no es habitual en gatos

En la mayoría de casos descritos, los gatos con leishmaniosis clínica presentan lesiones cutáneas, mucocutáneas u oculares (figura 1). En un porcentaje pequeño se presentan formas viscerales semejantes a las del perro. Las lesiones más comunes consisten en nódulos dérmicos-subcutáneos, de varios mm a varios cm de diámetro, no dolorosos, situados en la cabeza (orejas, párpados), en las manos y pies (cojinetes) o en cualquier parte del cuerpo (Rufenacht et al., 2004, Leiva et al., 2005, Navarro et al., 2010).

En otros gatos se presentan lesiones ulcerativas-costrosas. Menos frecuentes son las lesiones nodulares-ulcerativas en las membranas mucosas o las lesiones oculares (blefaritis, conjuntivitis, panoftalmitis). En la mayoría de los casos se presenta también linfadenopatía regional o generalizada y astenia o anorexia, indicando una cierta extensión y efectos sistémicos de la infección.

En un número menor de casos, la leishmaniosis felina es visceral y cursa con insuficiencia renal o hepática graves. Hígado, bazo y riñón suelen ser los órganos más afectados por la infección cuando se extiende. La mayoría de casos se diagnostican mediante citología por aspiración o biopsia de las lesiones cutáneas, mucocutáneas y/o oculares y posterior confirmación mediante inmunohistoquímica (figuras 2, 3 y 4), PCR o serología.

Imágenes

Figura 2. Numerosos amastigotes de Leishmania (color marrón) en el estroma corneal evidenciados con una tinción inmunohistoquímica


Haz clic en la imagen para ampliarla

Figura 3. Dermatitis granulomatosa difusa, también carácterística de la leishmaniosis felina.


Haz clic en la imagen para ampliarla

Figura 4. Frecuentemente es necesario utilizar una tinción inmunohistoquímica para identificar los amastigotes de Leishmania en las biopsias. Aparecen de color marrón.


Haz clic en la imagen para ampliarla


Control de la enfermedad

No hay estudios sólidos sobre la mejor terapia para la leishmaniosis felina. De los pocos casos publicados parece deducirse que el tratamiento más efectivo es el alopurinol (10-20 mg/kg/12h o 24h), durante meses, hasta la curación clínica. En algunos casos se han utilizado la sales de antimonio a dosis muy diversas (5-50 mg/kg/24h durante 30 días) con resultados variables. La miltefosina no se ha probado, pero podría ser una opción en el futuro. La PCR cuantitativa puede ser útil para el seguimiento de la respuesta de los gatos al tratamiento. Obviamente, si se conocen elementos inmunosupresores, hay que corregirlos. El pronóstico es reservado. En los pocos casos descritos hay evoluciones muy diversas. Algunos gatos controlan la infección con la ayuda del tratamiento, en la mayoría de casos alopurinol. En otros -probablemente la minoría-, sin embargo, la infección progresa y aparecen signos sistémicos graves (insuficiencia renal).

Como conclusión clínica podríamos decir que en zonas endémicas de leishmaniosis canina, en los gatos que presentan signos clínicos que si fuese un perro serían sugestivos de leishmaniosis, hay que incluir a esta enfermedad en el diagnóstico diferencial.

El papel del gato en la epidemiología de la leishmaniosis todavía no se ha determinado. Dado el porcentaje de gatos infectados (considerable en algunas zonas), posiblemente es mejor considerar al gato como un reservorio secundario, de mucha menor importancia que el perro, pero no únicamente un hospedador accidental como podrían ser el caballo, la cabra o la oveja.

Bibliografía

  1. Ayllon T, Tesouro MA, Amusátegui I, Villaescusa A, Rodríguez-Franco F, Sainz A.. Serologic and molecular evaluation of Leishmania infantum in cats from central Spain. Ann N Y Acad Sci 1149, 361-364, 2008

  2. Diakou A, Papadopoulos E, Lazarides K. Specific anti-Leishmania spp. antibodies in spray cats in Greece. J Feline Med Surg 11, 728-730, 2009

  3. Hervás J, Chacón-M de Lara F, Sánchez-Isarria MA, Pellicer S, Carrasco L, Castillo JA, Gómez-Villamandos JC. Two cases of feline visceral and cutaneous leishmaniosis in Spain. Journal of Feline Medicine and Surgery 1, 101-105, 1999

  4. Leiva M, Lloret A, Peña T, Roura X. Therapy of ocular and visceral leishmaniasis in a cat. Veterinary Ophtalmology 8, 71-75, 2005

  5. Maia C, Nunes M, Campino L. Importance of cats in zoonotic leishmaniasis in Portugal. Vector-borne and zoonotic diseases 8, 555-559, 2008

  6. Maroli M, Pennisi MG, Di Muccio T, Khoury C, Gradoni L, Gramiccia M. Infection of sandflies by a cat naturally infected with leishmania infantum. Veterinary Parasitology 145, 357-360, 2007

  7. Martínez-Sánchez J, Acedo C, Muñoz-Pérez M, Pesson B, Marchal O, Morillas-Márquez F. Infection by Leishmania infantum in cats: epidemioogical study in Spain.Veterinary Parasitology 145, 267-273, 2007

  8. Navarro JA, Sánchez J, Peñafiel-Verdú C, Buendía AJ, Altimira J, Vilafranca M. Histopathologic lesions in 15 cast with leishmaniasis. J Comparative Pathology 2010

  9. Nasereddin A, Salant H, Addeen Z. Feline leishmaniasis in Jerusalem: serological investigation. Veterinary Parasitology 158, 364-369, 2008

  10. Ogusuku E, Pérez JE, Paz l, Nieto E, Monje J, Guerra H. Identification of bloodmeal sources of Lutzomia spp in Peru. Annals of Tropical Medicine and Hygiene 88, 329-335, 1994

  11. Pennisi MG, Masucci M, Catarsini O. Presenza d’anticorpi anti-Leishmania in Gatti FIV che vivono in zona endemica. Atti Società Italiana Sciencia Veterinaria 52, 265-266, 1998

  12. Pennisi MG, Venza M, Reale S, Vitale F, Lo Giudice S. Case report of leishmaniasis in four cats. Veterinary Research Communications 28, 363-366, 2004

  13. Poli A, Abramo F, Barsotti P, Leva S, Gramiccia M, Ludovisi A, Mancianti F. Feline leishmaniasis due to leishmania infantum in Italy. Vet Parasitology 106, 181-191, 2002

  14. Rüfenacht S, Sager H, Müller N, Schaerer V, Heier A, Welle M, Roosje P. Two cases of feline leishmaniosi in Switzerland. Veterinary Record 156, 542-545, 2005

  15. Sergent ED, Sergent ET, Lombar J, quilichini M. La leishmaniosi à Alger. Infection simultanée d’un chien et d’un chat Dans la mème habitation. Bulletin de la Societé de Pathologie Exotique 5, 93-98, 1912

  16. Solano-Gallego L, Rodríguez-Cortés A, Iniesta L, Quintana J, Pastor J, Espada Y, Portús M, Alberola J. Cross-sectional serosurvey of feline leishmaniasis in ecoregions around the Northwestern mediterranean. American Journal of Tropical Medicine and Hygiene 76, 676-680, 2007

  17. Tabar L, Altet L, Francino O, Sanchez A, Ferrer L, Roura X. Vector-borne infections in cats: molecular study in Barcelona area (Spain). Veterinary Parasitology 151, 332-336, 2008

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (21)   No(0)
396/1076
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto