cabecera
PV ARGOS 48/2014    

Claves en la interpretación de los resultados obtenidos mediante la tira reactiva de orina en perros y gatos

Claves en la interpretación de los resultados obtenidos mediante la tira reactiva de orina en perros y gatos
La lectura de la tira reactiva de orina es muy fácil, aunque se deben tener en cuenta una serie de condiciones y puntualizaciones necesarias para su correcta interpretación en perros y gatos. Estas peculiaridades son las que se pasan a revisar en el presente artículo.
Diana Marcela Beristain
Concepción Zaragoza
Patricia Ruiz
Francisco Javier Duque
Rafael Barrera

Departamento de Medicina Animal. Universidad de Extremadura (Cáceres)
Avda. de la Universidad s/n. 10071 rabacha@unex.es
Imágenes cedidas por los autores


Un análisis de orina básico consiste en la observación de su color y grado de turbidez, interpretación de la tira reactiva y observación al microscopio del sedimento urinario.

El análisis general de orina es fácil de realizar, es un método económico y brinda información importante en pacientes con enfermedad sistémica. Asimismo, está especialmente indicado en todos aquellos pacientes en los que se sospeche de enfermedad del sistema urinario [1-3].

Para su análisis, la muestra de orina puede ser obtenida mediante varios métodos: micción espontánea, cateterización uretral o cistocentesis. Esta última es la técnica de elección, porque evita la contaminación con secreciones de la uretra o del tracto genital, resulta sencillo realizarla (bien porque la vejiga es palpable o porque podemos ayudarnos de su visualización ecográfica), no existe el riesgo de provocar una infección y, generalmente, es un método bien tolerado por perros y gatos [2-5]. De hecho, es menos molesto que la cateterización uretral, sobre todo en gatos y en hembras en general.

Sin embargo, en animales que presentan hematuria [2,4] o historia clínica previa de coagulopatías [2], resulta muy útil evaluar primero una muestra por micción voluntaria para evitar contaminación con sangre debida al inevitable trauma causado [2,4].

El examen debe realizarse en una muestra reciente [2-4] y, en el caso en el que tenga que ser refrigerada, debe llevarse a temperatura ambiente antes de hacer el análisis. El analista debe conocer el método de obtención de la muestra, porque esto puede influir en su interpretación [2,4].

Además, lo ideal sería no limitarse sólo a la lectura de la tira reactiva de orina, y dividir en tres partes el análisis: examen físico, incluyendo la medida de la densidad, examen químico y, finalmente, análisis del sedimento urinario [2,4-7].

Para ello, antes de nada, lo primero que se debe evaluar es el color y el aspecto de la orina. Después, se sumerge una tira reactiva dentro de la muestra, se remueve rápidamente y se elimina el exceso de orina. La tira se debe mantener en posición horizontal para evitar que la orina se mezcle en diferentes almohadillas [2]. Finalmente, hay que centrifugar la orina para determinar la densidad en el sobrenadante y analizar el sedimento.


Figura 1. Hematuria macroscópica en una
perra, de raza Chow-Chow y de 13 meses
de edad. El animal presentaba una cistitis
bacteriana por estafilococos.
Examen físico
Consiste en evaluar la apariencia de la orina, su turbidez y densidad. En los dos primeros casos, el examen se realiza visualmente y en el tercero, mediante refractometría. El color de la orina nunca debe utilizarse para reemplazar la determinación de la densidad urinaria [3]. A continuación se relacionan los hallazgos más importantes.

Apariencia
El color de la orina normalmente es amarillento, debido a la presencia de pigmentos de urocromo [4,6]. Se consideran normales tonos ámbar claro o amarillo pálido [2,3]. La orina muy concentrada suele ser ámbar o amarillo oscuro, mientras que la muy diluida suele ser pálida. Algunas anomalías en el color pueden ser las siguientes:
• Rojo o marrón-rojo (figura 1): se debe a la presencia de eritrocitos, hemoglobina o mioglobina [2-4,6], indica hemorragia del tracto urinario y se acompaña de reacción positiva a sangre y de proteinuria en las tiras reactivas (examen químico) [6].
• Amarillo-marrón a amarillo-verde (figura 2): debido a la presencia de bilirrubina [2-4,6], lo que también se manifestará como positivo a pigmentos biliares en las tiras reactivas. Puede estar asociado a hemolisis o enfermedad hepática [6].
• Verde-azul: debido a la presencia de azul de metileno, ditiazanina o biliverdina.
• Blanco o lechoso: compatible con piuria, lipiduria o cristales de fosfato [2].

Si la coloración es muy intensa, puede interferir en la interpretación, puesto que las almohadillas de la tira de orina además de reaccionar, se tiñen. La comparación del color con los estándares correspondientes es difícil y si la lectura se realiza mediante lector automático, los datos obtenidos no son fiables.

En ocasiones, las muestras de orina presentan un claro olor a amoniaco, lo que constituye un hallazgo bastante común. Se puede deber a la existencia de amonio y está relacionado con la presencia de bacterias productoras de ureasa [4].

Figura 2. Coluria en un perro, de raza Pastor Alemán y de 7 años de edad.
El animal presentaba un cuadro de obstrucción biliar
debido a un carcicoma hepático.

Turbidez

Refleja la cantidad de partículas presentes en la orina y varía de una especie a otra. La orina de un perro sano debe ser clara, mientras que la del gato puede ser turbia debido a la existencia de grasa.

La presencia de cilindros, células inflamatorias, moco y cristales puede incrementar la turbidez de la orina. El análisis del sedimento ayuda a identificar las causas [3,6].

Densidad
Su medición es la parte más importante del examen físico y permite evaluar la capacidad de concentración-dilución de los túbulos renales [6]. Se realiza con un refractómetro, que debe ser calibrado periódicamente con agua destilada (la lectura debe ser igual a 1.000). La determinación de la densidad mediante la tira de orina no es fiable, especialmente en densidades superiores a 1.025, por lo que su uso no está recomendado [2].

La densidad es el resultado de la concentración de solutos totales en la orina. La cantidad de cualquier sustancia debe ser interpretada en función de la misma, es decir, “++” de proteínas en una muestra con densidad de 1.010, representa una proteinuria más severa que la misma cantidad de proteínas presentes en una muestra con densidad de 1.045 [4].

Se debe determinar antes de instaurar cualquier tratamiento, debido a que terapias como rehidratación, diuréticos o glucocorticoides pueden alterarla [1,2,4,8], al igual que el uso de anticonvulsivantes, un suplemento excesivo de hormonas tiroideas, dietas bajas en proteína, dietas altas en sales, metoxifluorano y aminoglucósidos [2].

En perros normalmente hidratados, los valores normales de densidad oscilan entre 1.015 y 1.045 [2,9], y dependen de la dieta, actividad física, etc. [3].

Examen químico
pH
Varía con la dieta y depende del equilibrio ácido-base. En el perro se encuentra entre 5,0 y 7,5 [4], y puede llegar incluso hasta 8,5 [2].
• Una disminución en este parámetro puede ser debida a dietas ricas en carne, administración de acidificantes de la orina, acidosis metabólica, acidosis respiratoria, aciduria paradójica por alcalosis metabólica, estados catabólicos de las proteínas, diarreas severas, pirexia, vómito intenso con pérdida de cloro y ayuno prolongado [2-4].
• Por el contrario, un aumento del pH puede estar asociado a infección del tracto urinario por la presencia de microorganismos productores de ureasas (Staphylococcus o Proteus spp.), dietas ricas en cereales y vegetales, ingestión reciente de carne (alcalosis pospandrial), administración de alcalinizantes de orina (bicarbonato o citrato potásico), alcalosis respiratoria o por acidosis tubular renal [2-4,6]. Puede estar falsamente incrementado cuando se deja la orina a temperatura ambiente, pues se pierde CO2, o por la contaminación con detergentes y/o desinfectantes [2].

Adicionalmente, el pH de la orina puede influir sobre la presencia de ciertos cristales [3].

Proteínas
La concentración de proteínas en la orina se puede determinar por métodos semicuantitativos (tira de orina), cuantitativos y cualitativos. La tira de orina es el método más comúnmente utilizado porque es económico, rápido y fácil de realizar [10]. Su detección depende de los cambios de color del azul de tetrabromofenol en presencia de proteínas [11].

La tira es más sensible a la albúmina que a las globulinas [2,4,7]. Las muestras de orina de perros sanos contienen proteínas en cantidades pequeñas, de hasta 50 mg/dl según DiBartola (2005) [4], o de hasta 20 mg/kg/día según Osborne et al. (1995) [1] y Hurley y Vaden (1995) [12]. La determinación de la concentración de proteínas se debe acompañar siempre de la de densidad [2,4,13].

En la evaluación de la proteinuria es muy importante localizar el origen de la pérdida de proteínas. Para esto se debe tener en cuenta la historia clínica, examen físico y el análisis del sedimento [4].

Una pérdida de proteínas de moderada a severa, con un sedimento normal en el examen general de orina, es altamente sugestiva de enfermedad glomerular (glomerulonefritis o amiloidosis glomerular). Si el sedimento es activo y la proteinuria es de mediana a moderada, se debe considerar una inflamación del tracto urinario inferior o del tracto genital [4,6].
• Se debe tener en cuenta que pueden existir falsos positivos de proteinuria en muestras de orinas que sean muy alcalinas (pH=8-9) o que han sido contaminadas con amonio cuaternario [6,10-15], clorhexidina [12] o cuando la tira está mucho tiempo en contacto con la orina [10,14,15,16].
• Finalmente, se pueden observar resultados falsos negativos cuando la orina es muy ácida o presenta proteinuria de Bence-Jones, como ocurre con los mielomas. En estos casos, las proteínas encontradas son cadenas cortas de inmunoglobulinas [6,10,14] y no causan reacción positiva en la tira reactiva [2,6].

Por lo tanto, la tira reactiva de orina nunca debe ser utilizada como único método diagnóstico de proteinuria [11].

Glucosa
La glucosa que se filtra por los glomérulos es casi completamente reabsorbida en los túbulos proximales. No es un hallazgo normal en la orina de perros y gatos. Si la concentración de glucosa sanguínea excede el umbral renal (180 mg/dl) puede aparecer en la orina (glucosuria).

Las tiras utilizan una técnica colorimétrica basada en una reacción enzimática (oxidación de la glucosa) específica para la glucosa [2,4,6]. La mayoría de las tiras de orina tienen una sensibilidad relativamente baja hacia la glucosa, a partir de 40-80 mg/dl, y son semicuantitativas por encima de este nivel [3].

Algunas causas de glucosuria son: diabetes mellitus, administración de fluidos que contienen glucosa (dextrosa), enfermedad tubular renal (como, por ejemplo, el síndrome de Fanconi, en el que ocurre glucosuria sin que exista hiperglucemia) y, en los gatos, algunas veces puede ser debida al estrés. También se puede observar ocasionalmente en perros con enfermedad renal crónica, daño tubular ocasionado por nefrotoxinas y en algunos perros con enfermedad renal familiar [2-4,6].

Se pueden observar falsos negativos debido a que el ácido ascórbico puede interferir con la glucosa, como ocurre en los casos de perros con diabetes mellitus, que producen intermitentemente ciertas cantidades de ácido ascórbico.

El hallazgo de glucosa en la orina se debe interpretar siempre junto con los niveles de glucosa en sangre [6].

Cetonas
El beta-hidroxibutirato, acetoacetato y la acetona son cetonas producidas por una oxidación exagerada e incompleta de los ácidos grasos. Normalmente no están presentes en la orina de perros y gatos.

La nitroprusida presente en la tira de la orina hace reacción con la acetona y, en mayor grado, con el acetoacetato, pero no reacciona con el beta-hidroxibutirato [2,4], por lo que algunas veces la cetonuria no puede ser detectada debido a que el beta-hidroxibutirato es la cetona predominante [6].

Las principales causas de cetonuria son la cetoacidosis diabética, el ayuno prolongado [2,4], enfermedad del almacenamiento del glucógeno, dietas bajas en carbohidratos, fiebre e hipoglucemia persistentes [4,6]. También la lipolisis produce cetonas [2].

La severidad de la cetoacidosis no necesariamente está relacionada con el grado de cetonuria. Altas concentraciones de cetonas, junto con letargia y vómitos, sugieren cetoacidosis y justifican una determinación inmediata de glucosa y gases en sangre, así como una evaluación del equilibrio ácido-base [2].

Sangre oculta
La tira reactiva es muy sensible a la hemoglobina, y la detecta a partir de 0,03 mg/dl, pero no puede diferenciar entre eritrocitos, hemoglobina o mioglobina [2,4] aunque resulta más sensible a la hemoglobina que a eritrocitos intactos. Con la hemoglobina, en la tira reactiva se producen cambios difusos en el color (figura 3), mientras que con los eritrocitos se forman pequeñas manchas en la almohadilla de la reacción (figura 4) [4].


Figura 3. Tira de orina. Positivo a hemoglobina (coloración difusa del cuadrado específico).


Figura 4. Tira de orina. Positivo a sangre (coloración moteada del cuadrado específico).

Es normal encontrar, ocasionalmente, eritrocitos en el sedimento urinario de perros y gatos. De 0 a 8 eritrocitos por campo es normal en muestras obtenidas por cateterización, mientras que de 0 a 3 es normal en muestras obtenidas por cistocentesis. Un número excesivo se conoce como hematuria, e indica hemorragia del tracto urinario. Las causas más comunes de hematuria son infecciones, cálculos urinarios, inflamación no séptica, coagulopatías, neoplasia, quistes e infartos renales, congestión pasiva crónica del riñón, parásitos urinarios, ejercicio extenuante, en hembras durante el proestro, glomerulonefritis (muy rara vez), hematuria idiopática renal, leptospirosis y traumatismos debidos a biopsias renales, cateterización urinaria, cistocentesis o ruptura de vejiga urinaria, entre otras [2,5].

La hematuria es la causa más común de reacciones positivas en la tira de orina [2] y puede ser macroscópica (figura 1) o microscópica, que sólo se puede apreciar con la ayuda del microscopio durante el análisis del sedimento urinario. La hematuria es macroscópica cuando la cantidad de sangre presente en la orina tiene tal magnitud que se puede apreciar a simple vista, de manera que la orina aparece de color rosa, roja o marrón y/o con coágulos [5]. Muestras de orina diluidas o alcalinas pueden provocar lisis de los eritrocitos [2].

En cualquier caso, un resultado positivo se debe corroborar con el sedimento (presencia o ausencia de eritrocitos).

Si no hay eritrocitos presentes, se debe diferenciar entre hemoglobinuria o mioglobinuria, con una valoración de la hematología y de la historia clínica [6].

Hemoglobinuria
La hemoglobina libre (secundaria a hemolisis) es la causa principal de pigmentos anormales en la orina. Las causas más frecuentes de hemolisis son reacciones a transfusiones sanguíneas, anemia hemolítica autoinmune, coagulación intravascular diseminada, síndrome de la vena cava en dirofilariosis, torsión esplénica y el golpe de calor [4]. En la hemolisis, el plasma presenta un color rosa. Por el contrario, si hay hemoglobinuria debida a la lisis de los eritrocitos en la orina, el plasma estará normal [5].

Mioglobinuria
Otras veces, la hemolisis va acompañada de anemia severa e ictericia [6].

La mioglobinuria es menos común, pero puede ocurrir en casos de rabdomiolisis severa debida a convulsiones o magullamiento muscular. Una interpretación adecuada de la reacción positiva a sangre oculta en la tira de orina debe ir respaldada siempre por un análisis del sedimento urinario [4-6].

Bilirrubina
La bilirrubina es un potente marcador de enfermedad hepática más que de enfermedad urinaria [6]. Se deriva del metabolismo del grupo hemo por el sistema reticuloendotelial. Es transportada al hígado, donde es conjugada con ácido glucurónico y se excreta por la bilis [4].

El riñón del perro puede degradar la hemoglobina en bilirrubina y su umbral es bajo. Así, en los perros con enfermedad hepática la bilirrubina puede ser detectada en la orina antes de que su concentración en sangre aumente [2,4,6].

Es frecuente encontrar cantidades pequeñas de bilirrubina en muestras de orina concentrada de perros sanos, especialmente en machos, en los que encontrar una “+” en la tira de orina es normal.

Las causas de bilirrubinuria son: hemolisis (anemia hemolítica autoinmune, etc.), enfermedad hepática y obstrucción biliar post-hepática. Es posible observar bilirrubinuria moderada en ayunos prolongados [2,4].

Biopsia
Una Nitruria muestra normal no debe presentar nitruria, pero esta prueba no es específica para perros y gatos, por lo que debería ser ignorada [2,3].

Urobilinógeno
Los valores normales van de 0,1 a 1,0 unidades Ehrlich. El valor diagnóstico es tan pobre que debe ser ignorado [2].

Reacción leucocito-esterasa
La liberación de indoxyl por esterasas de leucocitos intactos o lisados con sal de diazonium es detectada mediante una reacción de color azul después de una oxidación por el oxígeno atmosférico [4]. Sin embargo, esta prueba está hecha para identificar leucocitos de la especie humana y no es sensible para los de perros y gatos, de tal manera que este test no puede sustituir al análisis del sedimento.

Es normal encontrar algunos leucocitos en el sedimento urinario. Un recuento de 0 a 8 leucocitos por campo es normal en muestras obtenidas por cateterización, y de 0 a 3 en las obtenidas por cistocentesis. Se prefieren estas últimas para evitar la contaminación con la uretra distal y el tracto genital [2].

Un incremento en los leucocitos de la orina (piuria) y en una muestra obtenida correctamente puede ser indicativo de inflamación o hemorragia del tracto urinario [6,7]. Si los leucocitos y eritrocitos están presentes en el sedimento en proporciones similares a las de la sangre periférica, es probable que se deba a hemorragia; por el contrario, si la proporción de leucocitos es mayor, es probable que sea debido a inflamación [6].

La presencia de piuria no determina el lugar de la lesión, a menos que se encuentren en forma de cilindros, que indicaría un origen renal.

Las infecciones de vías urinarias son la causa más común de piuria (figura 5). Otras causas pueden ser urolitiasis y neoplasias [2,4,6].


Figura 5. Piuria y bacteriuria en orina de un perro con cistitis bacteriana.

Cuando existe piuria, está indicado realizar un urocultivo. Si los resultados son negativos y la piuria persiste, es recomendable realizar una radiografía con medio de contraste o una ecografía del tracto urinario para descartar la presencia de urolitos y neoplasias [2].

En la especie felina este test tampoco debe de ser considerado de utilidad debido a la alta incidencia de falsos positivos [3].

Sedimento urinario
El sedimento de la orina, cuyo estudio descriptivo no se incluye en el presente trabajo, constituye un complemento fundamental del análisis de orina mediante tiras reactivas, pues proporciona información que integra la obtenida con la tira de orina, e información extra no aportada por ésta.

Dependiendo de los criterios utilizados para analizar los datos, sólo entre un 3% y un 16% de los perros con hallazgos normales en el examen físico y químico de la orina pueden presentar anormalidades importantes en el análisis del sedimento urinario (piuria, hematuria, bacteriuria, etc.) [6].

Examen
El examen del sedimento debe hacerse de manera rutinaria en un análisis de orina [7] y a ser posible en muestras recientes, ya que los cristales y los elementos celulares pueden degenerarse rápidamente a temperatura ambiente.

Dicho examen se prepara con un volumen de 5 a 15 ml de orina. La muestra se debe centrifugar entre 400 y 700 g durante 5 minutos y analizarse inmediatamente.

Interpretación
El método de recolección de la muestra puede influir en su interpretación [4,6]. Así, si la muestra es obtenida por cistocentesis, el número de células en animales sanos es muy bajo; si la muestra es obtenida por cateterización, se puede ver incrementado el número de células transicionales; si el método es muy traumático, también se verán incrementados los eritrocitos; las muestras obtenidas por micción voluntaria suelen estar contaminadas con células epiteliales escamosas [6].

También se debe tener en cuenta la densidad de la orina. El número de cristales se debe contar en campos pequeños, mientras que las células en campos grandes [4].

Hallazgos
• Además de la presencia de eritrocitos y leucocitos ya referida, en el sedimento se pueden encontrar células de descamación, tanto escamosas como transicionales, cuyo valor diagnóstico no es fácil de interpretar [4].
• Otros componentes de la orina de gran interés diagnóstico y que se escapan al análisis con tiras reactivas son los cilindros (figura 6). Éstos son “moldes” compuestos de proteínas o células, formados en el asa de Henle ascendente y en el túbulo distal, en donde existe mayor acidez, una alta concentración de solutos y un flujo de orina muy bajo. El hallazgo de cilindros en el sedimento urinario indica actividad en los riñones y, por lo tanto, tiene valor de localización. No se deben encontrar en animales sanos.


Figura 6. Cilindro leucocitario en orina canina.

• Otro hallazgo importante es la presencia de bacterias (figura 5) y para que estos microorganismos puedan observarse en el microscopio, deben aparecer en cantidad superior a 104/ml de orina [2,4,7].
• Otros elementos presentes en la orina son cristales, espermatozoides, huevos de Dictophyma renale o de Capillaria plica, o microfilarias de Dirofilaria immitis, rara vez observadas en el sedimento urinario.
• También se pueden observar lípidos en casos de diabetes mellitus o en síndrome nefrótico [4,6].

Por otro lado, las hifas, macroconidias, levaduras y granos de polen, son los contaminantes más comunes en las muestras de orina, particularmente si la recolección de la muestra fue hecha en ambientes sucios. También se puede observar talco procedente de los guantes de exploración. Estos hallazgos no tienen significado clínico [6].

Bibliografía
1. Osborne CA, Stevens JB, Lulich JD, Ulrich LK, Bird KA, Koehler LA, Swanson LL. A clinician's analysis of urinalysis. En: Osborne, C.A. y Finco, D.R. Eds. Canine and feline nephrology and urology. Baltimore: Williams & Wilkins, 1995; 136-205.

2. Barsanti JA, Lees GE, Willard MD, Green RG Urinary disorders. En Willard MD y Tvedten H eds. Small Animal Clinical Diagnosis by Laboratory Methods. 4ª edición. St. Louis Missouri, Saunders. 2004; 135-164.

3. Reine NJ, Langston CE. Urinalysis Interpretation: How to Squeeze Out the Maximum Information from a Small Sample. Clin Tech Small Anim Pract 2005; (20): 2-10.

4. DiBartola SP: Renal Disease: Clinical approach and laboratory evaluation. En Ettinger S y Feldman EC eds: Textbook of veterinary internal medicine 6a edición. St. Louis, Missouri, Elsevier Saunders, 2005; 1716-1730.

5. Forrester SD: Diagnostic approach to hematuria in dogs and cats. Vet Clin North Am Small Anim Pract 34(4): 849-866, 2004.

6. Fettman MJ, Rebar A: Laboratory evaluation of renal function, En Thrall MA Ed. Veterinary hematology and clinical chemistry. Baltimore, Maryland, Lippincott Williams y Wilkins, 2004; 301-328.

7. Bartges JW: Diagnosis of urinary tract infections. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2004; 34(4): 923-33.

8. Sanderson SL: Measuring glomerular filtration rate: practical uses of clearance test. En Bonagura JD, Twedt DC eds: Kirk's Current Veterinary Therapy. Philadelphia, Saunders, 2009.

9. Waldrop JE: Urinary electrolytes, solutes, and osmolality. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2008; (38): 503-512.

10. Grauer G.F: Proteinuria, implacations for management En Bonagura JD y Twedt DC eds. Kirk's Current Veterinary Therapy XIV. St. Louis Missouri, W.B. Saunders, 2009; 860-863.

11. Finco DR: Urinary protein loss. En Osborne CA, Finco DR (Eds): Canine and feline nephrology and urology. Baltimore, Williams & Wilkins, 1995; 211-215.

12. Hurley KJ, Vaden SL. Proteinuria in dogs and cats: a diagnostic approach, in Bonagura J.D. (Ed): Kirk's Current Veterinary Therapy XII. Philadelphia, Saunders, 1995; 937-940.

13. Meyer DJ, Coles EH, Rich LJ: Urinary tract test abnormalities. Veterinary Laboratory Medicine. Interpretation and Diagnosis. Mexico, WB Saunders, 1992; 71-81.

14. Grauer GF. Diagnostic Test for the Urinary System. En Nelson RW, Couto CG eds. Small Animal Internal Medicine, 2ª edición. St. Louis, Missouri, Mosby Inc, 1998, pp 589-604.

15. Grauer GF: Measurement, interpretation, and implications of proteinuria and albuminuria. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2007; 37(2): 283-295.

Lees GE, Brown SA, Elliott J, Grauer GF, Vaden SL. Assessment and management of proteinuria in dogs and cats: 2004 ACVIM Forum Consensus Statement (small animal). J Vet Intern Med 2005; 19(3): 377-385.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (38)   No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Claves en la interpretación de los resultados obtenidos mediante la tira reactiva de orina en perros y gatos

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    4637 | lucas - 08/04/2014 @ 21:07:03 (GMT+1)
    Hola soy veterinario, y me llegó un perro adulto con vómitos, inapetencia y mal estado general, hoy le hice un análisis de orina y me informan un alto contenido de espermatozoides, lo observe problemas para orinar, alguien podrá orientarme. gracias
  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto