cabecera
PV ARGOS 31/2014    
979/1088

Fallos de manejo y alimentación de pequeños mamíferos más frecuentes en las tiendas de mascotas

Última actualización 23/01/2012@14:42:26 GMT+1
(Foto: Sxc.hu)
En este trabajo trataremos todos aquellos factores implicados en el bienestar de los pequeños mamíferos más habituales en las tiendas, centrándonos en aquellos factores antinaturales o estresantes a los que están sometidos.
Rubén Quintas Ojea, Ainoa Prado Velasco y Laura Gallego Canabal
Alumnos de 2º ciclo de la Facultad de Veterinaria de Lugo. Universidad de Santiago de Compostela.
Este trabajo ha sido realizado bajo la supervisión de la Dra. Cristina Castillo, profesora de la Facultad de Veterinaria de Lugo


Los pequeños mamíferos forman ya parte habitual de los pacientes de cualquier clínica veterinaria dedicada a los animales de compañía. Son además muy apreciados como mascotas, sobre todo para los niños, ya que permiten un contacto e interrelación más estrecha que con otros animales.

Con frecuencia la demanda de estos animales se cubre en las tiendas especializadas donde el cliente acude no sólo para comprar sino también para recibir asesoramiento. A veces, es bien aconsejado, aunque creemos que ha de ser el veterinario quien lo corrobore y/o amplíe.

Para poder cubrir esas demandas de conocimiento hemos de saber en qué condiciones ha estado el animal. Y no nos llamemos a engaño: una tienda es un negocio en el que se busca la rentabilidad y en ocasiones, ésta choca con el bienestar animal. Conocer cuáles son los puntos críticos de estas instalaciones (que no tienen por qué darse siempre) nos ayudará a conocer en qué condiciones ha sido adquirida la nueva mascota; saber cómo atajar o minimizar los futuros problemas de adaptación y conseguir una rápida integración en su nuevo hábitat doméstico.

Este trabajo ha sido realizado mediante visitas a varias tiendas de nuestro entorno. En ellas hemos podido comprobar que los puntos críticos hacen alusión al manejo y a la alimentación.

Pequeños mamíferos más frecuentes
A continuación vamos a explicar las complicaciones que pudimos observar en las diferentes especies.

Los hámsteres
Se comercializan varias especies:
  • Hámster dorado o sirio (Mesocricetus auratus): es un animal muy territorial y agresivo con sus congéneres. No se deben mantener conviviendo en una jaula a partir de las 6 u 8 semanas de edad; curiosamente, en las tiendas que visitamos lo habitual era tener a los hámsteres hacinados.
  • Hámster enano ruso o siberiano (Phodopus sungorus): conviven bien en parejas o grupos familiares.
  • Hámster enano de Roborovski (Phodopus roborovskii): son animales muy nerviosos. No aptos para manipularlos con frecuencia, por lo que no sería recomendable como mascota y menos para niños.
  • Hámster enano chino (Cricetulus griseus): pueden convivir en grupo si se han criado juntos. Son animales nerviosos. Estos, junto con el hámster de Roborovski, están considerados por los criadores de hámsteres como animales “que se miran, pero no se tocan”. Necesitan un propietario con experiencia que les proporcione un medio con estímulos y, sin embargo, en las tiendas se venden como mascotas aptas para los niños.

(Foto: Sxc.hu)
Los conejos
Son tres las variedades más habituales:
  • El conejo común o de campo (Oryctolagus cuniculus).
  • Conejo de uso industrial, entre los que se incluye el conejo de Angora y que necesita cuidados de limpieza y peinado similares a los del gato del mismo nombre.
  • Conejos enanos: su carácter amistoso lo convierten en una mascota ideal para tener en casa. Es un animal dócil, fácil de manejar y bastante limpio. Son animales delicados y frágiles que necesitan un buen ambiente en su entorno para tener un comportamiento adecuado y no volverse miedosos ni agresivos. Son independientes y les cuesta coger confianza por eso el dueño debe generar un clima de confianza. El conejo enano es inteligente y si se le enseña bien y con paciencia puede aprender a seguir a su amo o hacer sus necesidades en el sitio indicado. Las tres variedades que están adquiriendo más auge como mascota son la polish, el holandés y el de orejas caídas.

Las cobayas
Las cobayas se pueden clasificar según su pelaje en dos grandes grupos las de pelo corto (a su vez con las variedades Unicolor, Bicolor o Tricolor, Corona, Agoutí, Holandesa, Himalaya o Dálmata) y las de pelo largo (con las variedades Peruviana, Sheltie, Rex o Tissilar).

Los hurones
Su nombre científico es Mustela Furo y se ha convertido en una de las mascotas más frecuentes desde hace algunos años, tras los perros y gatos. Son mustélidos (están emparentados con las nutrias o comadrejas) y se encuentran en una situación mixta entre animal de compañía y animal de trabajo para caza de roedores.

Las variedades más comunes de hurón se establecen según el color de la capa: sable, siamés y albino. A su vez, del sable existen las variedades negra, patas blancas y mármol) y del siamés, las variedades champagne y canela.

Los puntos críticos que podemos encontrar en las tiendas de mascotas hacen alusión al manejo y a la alimentación.


Fallos en el manejo

Hámsteres
Independientemente de la raza son animales de hábitos nocturnos por lo que desarrollarán la mayor parte de su actividad entre el crepúsculo y el amanecer. Dado que en estado salvaje viven en galerías subterráneas durante el día, lo ideal es que dispongan de algún tipo de guarida aislada de la luz solar donde puedan retirarse si lo desean. Sin embargo, en los comercios que visitamos no existía tal guarida. Los animales están expuesto a la luz directa de lámparas fluorescentes durante un horario de hasta 12 horas en las tiendas localizadas en centros comerciales, alterando su fotoperiodo y ritmo circadiano.

Como hemos visto anteriormente, son animales solitarios, aunque algunas especies puedan llegar a convivir en pequeños grupos (hámster enano ruso). Sin embargo, en las tiendas se pueden observar grupos bastante numerosos de animales en espacios muy reducidos como jaulas, cajas o cubos. El estrés social derivado del hacinamiento es menor en animales jóvenes en los que la conducta social no está arraigada. Aun así, la suma de hacinamiento, de luz constante y ruidos propios de las tiendas (ladridos, graznidos, voces, maullidos…) desencadena una respuesta de irritación que provoca el ataque entre los animales, siendo frecuente que todos se vuelvan contra uno, normalmente, el más pequeño o débil.

Estos animales requieren de estimulación ambiental para no caer en el aburrimiento. La falta de motivaciones (una jaula vacía) les puede llevar a estados de ansiedad que se manifiestan con a estereotipias, conductas agresivas hacia sus congéneres o canibalismo. Por ejemplo, tuvimos ocasión de ver un ejemplar de hámster enano ruso comiendo compulsivamente, hasta el punto de que tenía un tamaño muy superior al del resto de animales que compartían jaula con él.

Finalmente como lecho, se recomiendan virutas absorbentes que venden especialmente para pequeños mamíferos, nunca serrín (irrita las mucosas) o tiras finas de tela/algodón (se enredan en ellas). En todas las tiendas que visitamos pudimos constatar que la cama era la adecuada para todos.

Conejos
Aunque puede estar confinados en jaulas (especialmente el conejo enano), necesita periodos de libertad lo más largos o frecuentes posibles, en los que poder moverse e interaccionar con la gente. Cuando están hacinados tienden a pelearse entre ellos, sobre todo si son del mismo sexo. En la mayoría de los comercios que vimos, estos animales estaban hacinados en jaulas del tamaño que se recomienda para un solo individuo. Además, como es esperable, carecían de periodos de libertad de movimientos, por lo que es probable que un animal adquirido bajo estas condiciones presente un elevado estado de ansiedad y agresividad cuando llegue a su nuevo ambiente. Sólo en dos de las tiendas visitadas tenían conejos adultos separados del grupo de conejos más jóvenes.

Al igual que los hámsteres, son animales preferentemente crepusculares y nocturnos, por lo que la exposición constante a una fuente de luz tan intensa como son los fluorescentes de las tiendas, provoca un estrés añadido. A esto hay que sumarle que son sumamente sensibles a los ruidos, ya que en estado natural son presas, viven en alerta constante y los ruidos estridentes les provocan un estrés que se potencia por la imposibilidad de escapar de la jaula.

Cobayas
Las cobayas son animales gregarios y necesitan la convivencia en grupo. Sin embargo no se deben tener varios machos adultos juntos porque suelen pelear por el territorio. Tienen unas necesidades de espacio y de libertad similares a las de un conejo y necesitan, como los hámsteres, algún refugio en el que puedan ocultarse o descansar. Pudimos ver que convivían en grupos en jaulas de un tamaño recomendado para un solo animal. Contaban, sin embargo, con casitas de madera o construcciones de troncos que les servían de guarida. Al contrario que en los otros pequeños mamíferos, no vimos que estos animales manifestaran trastornos de comportamiento, lo que quizás les hace más aptos como mascota.

(Foto: Sxc.hu)


Hurones
Son animales sociables que conviven perfectamente en pequeños grupos. Sin embargo, los hurones que se comercializan en las tiendas puede que sean los que pasan por más situaciones estresantes antes de llegar a manos de su propietario.

Cuando es adquirido, el animal ha sido esterilizado y desglandulado (se le han extirpado las glándulas anales) a muy temprana edad. Al preguntar al personal de las tiendas el por qué de esta práctica a una edad tan temprana, se nos contestó que de esta manera se eliminaba el olor propio del hurón. No obstante, el olor característico de los hurones proviene de una serie de glándulas que se distribuyen por todo su cuerpo y que producen una substancia oleosa de olor desagradable. La finalidad de esta sustancia no es otra que la de identificar a cada hurón con su marca personal. Sin embargo, a diferencia de otras especies animales, las principales glándulas causantes no son las perianales por lo que esta manipulación es totalmente innecesaria y traumática para el animal y le predispone a los prolapsos rectales.

La esterilización si puede ser una herramienta necesaria, especialmente si no se van a dedicar a la cría. Las razones son varias: 1) evitar el hiperestrogenismo en las hembras que les puede conducir a anemia aplásica y 2) minimizar la secreción de las glándulas que dan el olor característico a los hurones.

La esterilización es recomendable, en el caso de las hembras, una vez que ésta haya pasado su primer celo (entre los 6 meses y 1 año de edad) y para los machos, a partir del año. Muchos de los hurones a la venta tienen menos de 4 meses y ya están esterilizados. Como dato interesante, parece haber relación entre la castración temprana y la exposición excesiva a la luz, con la posterior aparición de tumores adrenales.

En definitiva, la castración lleva a la persistencia de la estimulación de la glándula suprarrenal, por pérdida de feedback negativo, que resulta en la hiperplasia adrenocortical, y formación de tumor (Quintana, 2010; Revista Argos). La persistencia de iluminación, que altera el fotoperiodo no hace más que aumentar el riesgo al disminuir la secreción de melatonina. Esta hormona es la encargada de frenar la secreción permanente de GnRH, manteniéndose entonces una actividad adrenal intensa.

Por otro lado, el espacio del que dispone para moverse no es el adecuado en las instalaciones. Para algunos expertos el tamaño de la jaula no es importante mientras sea lo suficientemente alto como para que el animal pueda ponerse de pie, y lo suficientemente amplio como para dividir en cuatro zonas: juego, alimentación, desechos y sueño. También es importantísimo que el animal salga de la jaula diariamente y el máximo tiempo posible. Además, deben contar con juguetes para estimularse y lugares donde refugiarse para dormir. Les gusta dormir a oscuras, y, como hemos visto, es necesario que así lo hagan. Con respecto a esto, en todas las tiendas visitadas, excepto en una, el espacio de las jaulas era insuficiente. Además, carecían totalmente de estímulos y de zonas de oscuridad total.

Fallos en la alimentación

Hámsteres
Para estos animales se recomienda aparte de las mezclas comerciales, la complementación con vegetales desecados, frutas y verduras. Muchas tiendas de mascotas alimentan a los hámsteres con una mezcla comercial de semillas, salvo en una en la que se completaba la dieta con trozos de verduras frescas. Sin embargo, la mayoría de las raciones están hechas con un tamaño de semilla apto para un hámster sirio, pero puede no ser adecuada para las variedades enanas, incapaces de comer algunos granos por su tamaño.

Conejos
Para estos animales, se recomienda heno ad líbitum, verduras, hojas y hierbas de forma variada, y en menor medida, pienso granulado, sin cereales ni semillas añadidas. Incluso algunos autores prefieren suprimir este último aporte en conejos adultos.

En las tiendas el protocolo es muy diferente: el pienso granulado supone el primer ingrediente seguido del heno, y no vimos nada de alimento fresco.

Cobayas
Para estos animales se recomienda heno y verduras ad líbitum, acompañados de un pienso granulado a ser posible sin granos ni semillas añadidos.

Como ocurría con los conejos, la alimentación de las cobayas de las tiendas se basaba en el pienso y el heno, no vimos nada de alimento fresco.

Hurones
Estos animales son omnívoros. Su dieta es fundamentalmente proteica con la inclusión de frutos secos. Hay quien da alimentos comerciales para gatos, así como carne cruda o huevo duro.

Estos animales no iban a ser una excepción y con frecuencia se mantenían alimentados con pienso húmedo para gatos.

En conclusión
Aunque las tiendas de mascotas son un mero lugar de paso entre los criadores y sus destinos finales, durante el periodo de tiempo que estos animales viven en la tienda están expuestos a múltiples factores estresantes, bien sea por alojamientos inadecuados, por carencias en la alimentación, por el hacinamiento o simplemente por el ir y venir de personas.

Saber estos hechos puede ayudarnos como clínicos a aliviar la situación de ansiedad que presenta el animal cuando es adquirido, para facilitarle la integración en su nuevo ambiente.


Bibliografía
Jiménez, J, Domingo, R, Crosta, L, Martínez-Silvestre, A. (2009). Manual clínico de animales exóticos. Multimedia ediciones veterinarias, Barcelona, España.

O'Malley,B. (2007). Anatomía y fisiología clínica de animales exóticos. Ed. Servet, Zaragoza, España.

Quintana, G. (2010). Enfermedad de las glándulas adrenales en un hurón. Disponible en: http://argos.portalveterinaria.com
(Foto: Sxc.hu)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (20)   No(0)
979/1088
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Fallos de manejo y alimentación de pequeños mamíferos más frecuentes en las tiendas de mascotas

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    4088 | CCR - 23/08/2013 @ 10:19:00 (GMT+1)
    Como tutora del artículo, agradezco las anotaciones de Jezabel, que tendremos en cuenta, así como la opinión que tiene sobre el artículo.

    Muchas gracias!
    4011 | Jezabel - 29/07/2013 @ 12:21:53 (GMT+1)
    Los hurones son carnívoros estrictos no omnivoros, y mucho menos hay que darles frutos secos, lo ideal es un pienso de alto contenido en proteínas (tipo origen cat con 80% en proteínas) o dieta natural o BARF. Salvo por esto me parece un buen articulo.
    2403 | harry - 07/12/2011 @ 08:52:50 (GMT+1)
    Un buen artículo
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Argos Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de compañía y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de propietarios de mascotas.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Argos Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto