argos.portalveterinaria.com

Ecografía ocular y orbitaria

Ecografía ocular y orbitaria

Esta técnica de diagnóstico por imagen ampliamente extendida en la clínica veterinaria resulta muy útil en oftalmología para diagnosticar lesiones cuando la transparencia de medios está limitada o si deseamos ver el segmento posterior. 

Eduardo Huguet [1], Marisa Pérez [1] y Victoria Espejo [2]
1. Oftalmovet, Valencia. 2. Centro Oftalmológico Veterinario Portugalete (Vizcaya)
Imágenes cedidas por los autores (salvo indicación en pie) – Si quieres ver todas las fotos del artículo, haz clic aquí.

Las opacidades de la córnea o del cristalino impiden una buena exploración de zonas más profundas del globo ocular. La tecnología se ha desarrollado rápidamente y permite una definición que ofrece diagnósticos con mucha más facilidad que hace unos años. Al ser una técnica dinámica depende en gran medida del ecografista, que ha de practicar y conocer la anatomía del ojo y las densidades de los distintos medios. También contribuyen a un mejor diagnóstico los aparatos de alta frecuencia y mayor resolución. No requiere preparación del animal, y nos da imágenes de tejidos blandos en movimiento. Su definición y penetración vienen limitadas por su longitud de onda. Las imágenes deben ser interpretadas correctamente y se pueden presentar artefactos que tendremos que saber diferenciar para que no nos lleven a falsos diagnósticos.

Se utilizan dos tipos de ecografía, en modo A o de amplitud, y en modo B o brillo. La reflexión de ecos se forma en las interfases (punto entre dos medios de densidades diferentes). Cuanto mayor sea la diferencia de densidad entre medios mayor es la reflexión de ultrasonidos. En modo A se emite un haz de ultrasonidos paralelo cuya reflexión en cada interfase origina picos de mayor amplitud cuanto más importante es el eco reflejado. En modo B la incidencia de múltiples haces de ultrasonidos que se reflejan sobre los tejidos no se traduce por una curva, sino por el brillo de puntos en la pantalla. La posición del punto generado corresponde a la posición anatómica y su brillo a su fuerza de retorno. El conjunto de estos puntos forman una figura. Las sondas de ecografía son redondas u ovaladas, y tienen una marca que corresponde a la parte superior de la figura y nos sirve de referencia.

La ventaja fundamental de la ecografía respecto a otras técnicas de imagen, es su carácter dinámico y cinético. Podemos obtener una serie de imágenes, una visión cinética que se traduce en sucesivos cortes o secciones del ojo en los que podemos observar la movilidad de estructuras intraoculares.

Empezaremos por un breve repaso de la anatomía del ojo, fundamental para la comprensión del resto de este artículo.

Anatomía del ojo

A efectos ecográficos, el ojo sano tiene una forma semejante a una esfera de unos 20 mm de diámetro (+/- mm), con un casquete esférico en su zona anterior, la córnea, que suele arrojar dos ecos o líneas ecogénicas, la primera correspondiente a su cara anterior, y la segunda a su cara interna. Tras esta encontramos una zona anecogénica correspondiente a la cámara anterior y el eco convexo, correspondiente a la cápsula anterior del cristalino. El contenido del cristalino sano es anecogénico, pero su cápsula posterior se resalta normalmente con un eco cóncavo. Después de la línea de base (o el espacio anecoico) que se corresponde con el vítreo aparece un nuevo pico (en modo A) o ecos (en modo B) que corresponden a la retina, la coroides y la esclera. Estos cinco ecos son los que aparecen en un ojo sin lesiones y pueden variar según las afecciones encontradas. Tras el globo ocular podemos observar una serie de ecos correspondientes a la órbita (músculos oculares, vasos, nervios, grasa orbitaria y tejido fibroso).

A efectos didácticos, intentaremos plasmar estos ecos sobre las ecografías de este artículo. No siempre aparecen todos, porque no siempre está el cristalino, porque no siempre aparecen todos los ecos en una misma figura estática, y porque no siempre llegamos a los ecos profundos (si utilizamos sondas de alta frecuencia).

Usos actuales de la ecografía

La ecografía se utiliza en oftalmología para la determinación de lesiones cuando la transparencia de medios está limitada o cuando queremos ver el segmento posterior. Es, por lo tanto, fundamental en el diagnóstico de uveítis, cataratas, retina y vítreo, y en traumatismos oculares, cuerpos extraños en ojo y órbita. Imprescindible en prequirúrgico de la cirugía de cataratas, se utiliza también en su seguimiento o en las intervenciones del segmento posterior, en el glaucoma para evaluar la hendidura ciliar, o para analizar el aumento de tamaño (hidroftalmía/buftalmia) así como ptisis bulbi.

Realización

Necesitamos un ayudante para sujetar el animal con una mano en el hocico y otra en pinza detrás de la nuca. En algunos casos es muy útil el bozal porque algunos animales se están más quietos cuando se lo ponemos y porque nos permite sujetar mejor el morro. Aunque su uso no siempre es necesario, pueden utilizarse gotas de anestésico tópico, unos minutos antes, para facilitar la exploración, al mover menos el ojo el animal. En caso de necesitar sedación o anestesia general el problema es que se puede producir rotación del globo y hacer más difícil el posicionamiento de la sonda.

El estudio ecográfico se realiza mediante el posicionamiento de la sonda sobre dos ejes:

  • Axial o sagital, poniendo la sonda en el centro de la córnea, perpendicular a esta. Obtenemos así cortes verticales si ponemos la referencia de la sonda en la parte superior, o bien horizontales si orientamos esta muesca hacia el canto lateral.
  • Transescleral, si apoyamos la sonda detrás del limbo, sobre la esclera, para que los ultrasonidos pasen detrás de los cuerpos ciliares. Tenemos así una figura sin cristalino, puesto que pasamos por detrás de este, obteniendo mejores imágenes del segmento posterior.

En ambos casos utilizamos gel, en algunos casos incluso formando un cojinete (en forma de pad) que nos permite quedarnos separados de la córnea, sin apretar la sonda sobre el ojo. El gel nos proporciona así una interfase adecuada para obtener imágenes de la parte más anterior del ojo (córnea y cámara anterior) al separarnos de esta.

Es importante hacer un barrido sistemático en horizontal y vertical y saber en qué momento se ha obtenido cada figura para poder localizar las lesiones en una estructura esférica. Debe usarse una mínima ganancia para optimizar la resolución y evitar artefactos.

En el modo B tenemos una figura bidimensional de la sección del ojo, que desplazamos hacia nasal o temporal para observar las diferentes estructuras. Cuando disponemos de modo A, tenemos una sucesión de picos unidimensional desde una línea basal, y podemos realizar medidas biométricas más fácilmente. Estos picos representan las distancias entre estructuras. Esto es muy útil para medir el cristalino en prequirúrgicos de cataratas, la longitud axial del globo ocular (para poner una prótesis intraescleral), el tamaño de una masa, la profundidad de la cámara anterior, etc.

La verdadera biometría se realiza en modo A con una sonda específica de biometría. Da valores más exactos que la ecografía realizada con modos A y B conjugados. Se realizan diez medidas y el ordenador efectúa una media con la desviación típica correspondiente.

La ecografía del segmento anterior suele realizarse con sondas de 20 MHz o más, de mayor resolución, pero menor penetración, y son poco útiles más allá de la cápsula anterior del cristalino. Sin embargo, para realizar ecografías del segmento posterior, las sondas de 10 MHz tienen mayor penetración en el ojo y permiten un diagnóstico del vítreo y estructuras del fondo de ojo y órbita. No se puede diferenciar la retina de coroides o esclera con menos de 10 MHz.

Biomicroscopia ultrasónica (UBM)

Esta técnica de ultrasonidos funciona con frecuencias de más 35 MHz y permite un análisis cuantitativo de las estructuras del segmento anterior. Obtenemos imágenes de mayor resolución, pero con menor penetración intraocular (no sobrepasa los primeros 4 mm del segmento anterior). La utilizamos para evaluar la córnea, el limbo, la hendidura ciliar y el ángulo iridocorneal, la cámara anterior, el iris, el cuerpo ciliar y la parte anterior del cristalino.

Con fines didácticos y para evitar errores de interpretación, es importante resaltar que las ecografías realizadas con UBM se leen de arriba hacia abajo, siendo la córnea la zona superior. El resto se leen de izquierda a derecha.

Sus principales indicaciones son:

  • El estudio exhaustivo del ángulo iridocorneal para establecer una predisposición al glaucoma primario.
  • El estudio de los procesos ciliares y del iris para identificar posibles neoplasias, quistes del iris, quistes ciliares, adherencias, morfología del iris, etc.
  • El estudio del segmento anterior para identificar cuerpos extraños, presencia de hifema, hipopion, desplazamiento parcial de la lente..., cuando la transparencia de la córnea no es óptima.
  • El estudio de la córnea (edema de la córnea, sinequias anteriores, cicatrices, trasplantes, etc.).

Ecografía de las afecciones del ojo

  • Córnea. Se utiliza sobre todo para confirmar y cuantificar edemas, queratopatías bullosas o engrosamientos, sinequias anteriores, cicatrices, secuestros, etc., en general con sondas de alta frecuencia.
  • Cámara anterior. La ecografía es útil para realizar un diagnóstico en cámara anterior cuando la córnea es opaca y obtenemos poca información con la observación mediante lámpara de hendidura. Se utilizan sondas de alta frecuencia, de 20 MHz para obtener imágenes del contenido de la cámara anterior (fibrina, hipopion...), o incluso sondas de 35 y 50 MHz para obtener información más precisa, por ejemplo del ángulo iridocorneal (AIC), pudiendo medirse ángulos entre iris y córnea y profundidad del AIC. Esto es muy útil para el diagnóstico y pronóstico del glaucoma.
  • Hendidura ciliar.
  • Iris y cuerpos ciliares.
  • Cristalino. La cápsula anterior es ecogénica pero por su convexidad causa una refracción del eco parcial que impide ver toda su superficie en un mismo plano ecográfico. Siempre tenemos que buscar una incidencia del eco en ángulo recto al punto de la superficie que nos interese observar.
  • Vítreo. En las imágenes se puede apreciar hemorragia, degeneraciones y otras alteraciones.
  • Retina.
  • Coroides.
  • Órbita. La ecografía orbitaria demuestra la presencia de masas en el 70-80% de los casos en los que existe neoplasia en esta localización. Salvo los tumores osteogénicos y sarcomas procedentes de la órbita, suelen ser masas hipoecoicas con respecto a la grasa circundante. Las miositis, mucoceles, abscesos y cuerpos extraños también se pueden detectar mediante ecografía.

Conclusión

La ecografía es un procedimiento fácil, económico y cómodo, que proporciona mucha información en oftalmología, porque cuando tenemos opacidades en los medios oculares, disponemos de poca información objetiva. En función del material disponible, tendremos informaciones más o menos completas, pero incluso un ecógrafo general equipado con una buena sonda de frecuencia de 7,5 MHz, por ejemplo puede aclarar un diagnóstico. No obstante, si queremos obtener diagnósticos avanzados, específicos y especializados es importante una buena formación en oftalmología y disponer de sondas de alta frecuencia, que permiten obtener información muy valiosa de la córnea, la hendidura y cuerpos ciliares, el iris, y acertar en nuestro diagnóstico en enfermedades como el glaucoma o procesos tumorales difíciles de evaluar con otros medios. En algunos problemas oculares y retrobulbares el TAC y la resonancia magnética son otras técnicas de imagen imprescindibles. La utilidad de la resonancia es mayor a la del TAC excepto en casos de trauma orbitario.

Bibliografía

Dulaurent et al., Effect of mydriasis induced by topical instillations of 0.5% tropicamide on the anterior segment in normotensive dogs using ultrasound biomicroscopy, Veterinary Ophthalmology, Volume 15, s1, , March 2012
Rose, M:D. et al.,Ultrasound biomicroscopy of the iridocorneal angle of the eye before and after phacoemulsification and intraocular lens implantation in dogs, AJVR, Vol 69, No. 2, 2008.
Maggs, D.J., Slatter's Fundamentals of Veterinary Ophthalmology, Fourth Edition, Saunders Elsevier 2008.
Dean, E.  Echographie oculaire, C.E.S. Ophtalmologie vétérinaire, E.N.V.Toulouse, 2007.
Mannion, P.,Diagnostic Ultrasound in Small Animal Practice., Blackwell S.L., 2006.
Simon Petersen-Jones and Sheila Crispin. BSAVA Manual of Small Animal Ophthalmology. Second Edition.
Simon, M., Échographie oculaire et orbitaire, in Échographie et doppler du chien et du chat. Masson, 2005.
Nyland, T.G., Mattoon, J.S., Diagnóstico Ecográfico en Pequeños Animales,, 2ªEdición, Multimedica, 2004.
Paunksnis, A. et al. Ultrasonographic evaluation of the eye parameters in dogs of different age, Ultragarsas, Nr.2(39). 2001.
Gellatt, K.N.. Ultrasonography, in Veterinary Ophthalmology, 2nd Edition. Lea&Feabinger, 1991.
Sampaolesi, J.R., Ultrasonidos en oftalmología, ecografía ocular, ecografía orbitaria, ecometría, Médica Panamericana, 1984.

Agradecimientos
A nuestro maestro Marc Simon por sus ecografías y por sus correcciones siempre esclarecedoras y acertadas.
A nuestro compañero Thomas Dulaurent, que siempre nos sorprende con sus comentarios e investigaciones, por sus apuntes e imágenes de UBM.
A Pierre-François Isard, Jorge Vergara, Javier Esteban y Clinio Díaz, por algunas de las imágenes de este artículo.
A Mª Carmen Tovar y Fernando Sanz por sus correcciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.