argos.portalveterinaria.com

Una mejor comprensión del lenguaje corporal del perro podría hacer que las interacciones fueran más seguras

Los niños de tres años malinterpretan las señales de alto riesgo

martes 15 de enero de 2019, 08:19h

El reconocimiento de las señales de estrés en los perros puede considerarse como un primer paso importante para comprender la perspectiva del perro, y es vital para permitir interacciones seguras entre animales y personas.

Una mejor comprensión del lenguaje corporal del perro podría hacer que las interacciones fueran más seguras
(Foto: CC0 Licensed - Lixyee)

Un estudio ha descubierto que una mejor comprensión de la forma en la que los perros comunican su ansiedad podría ser el primer paso para reducir el riesgo de mordeduras de perros tanto en niños como en adultos.

Los psicólogos que investigan cómo los niños y los padres perciben e interpretan el lenguaje corporal del perro descubrieron que ambos grupos subestiman y malinterpretan significativamente la forma en la que los perros muestran angustia o ansiedad, incluidas conductas como gruñidos que pueden implicar un riesgo significativo para los niños.

Metodología

El proyecto constó de tres fases en las que participaron niños de tres, cuatro y cinco años y un grupo de padres. Inicialmente, a cada grupo se le mostró una serie de vídeos cortos de perros que mostraban una gama completa de señales conductuales que iban desde perros felices hasta conductas con un alto riesgo de conflicto, como gruñidos o mordiscos. A continuación se les pidió a los participantes que calificaran su percepción de los comportamientos en una escala simple y amigable para los niños, desde “muy feliz” a “muy infeliz/muy enojado”.

Después, los grupos participaron en una fase de entrenamiento donde se repitieron los vídeos, esta vez acompañados de información simple que explicaba el tipo de comportamiento que mostraba el perro, por ejemplo, “el perro se está lamiendo la nariz”, cómo interpretar el comportamiento; es decir, el perro está preocupado, seguido de un mensaje de seguridad como “deberías dejar al perro solo”. Los participantes también vieron vídeos nuevos con todos los comportamientos. Una vez que se completó la fase de entrenamiento, los participantes fueron evaluados de inmediato para establecer sus juicios sobre el comportamiento de los perros y luego volvieron a realizar la prueba después de seis meses y después de un año para evaluar si el entrenamiento tuvo un efecto duradero.

Resultados

Los resultados mostraron que a los niños más pequeños les resultaba más difícil interpretar correctamente las señales de peligro del perro, ya que el 53 % de los niños de tres años malinterpretan las señales de alto riesgo, como los gruñidos. De los niños que cometieron errores, el 65 % pensaba que estos perros eran felices. Los resultados mostraron que el 17 % de los padres también interpretó incorrectamente estos comportamientos.

Después de la intervención de entrenamiento, tanto los niños como los adultos mostraron una mejor comprensión. La mayoría de las mejoras se encontraron en señales en las que el conflicto iba en aumento, como mirar fijamente o gruñir en las que los adultos y los niños mayores mostraban los niveles más altos de mejora. Antes del entrenamiento, solo el 55 % de los niños de cuatro años pudieron interpretar correctamente los comportamientos de alto riesgo, con un aumento del 72 % después del entrenamiento. También se demostró que la capacitación tuvo un efecto duradero, ya que la cifra aumentó al 76 % doce meses después del entrenamiento.

El investigador principal, el profesor Kerstin Meints, de la Escuela de Psicología de la Universidad de Lincoln, dijo: “Observamos que los niños intentan aplicar una explicación a las señales que muestra el perro que sería apropiada para explicar el comportamiento humano. Por ejemplo, los niños a menudo interpretan erróneamente que un perro gruñendo y mostrando sus dientes está contento, lo que podría ponerlos en un riesgo significativo si se acercaran a un perro que mostrara estas señales.

“Este proyecto es el primero en ofrecer una intervención para mejorar significativamente las habilidades de los niños y adultos para interpretar correctamente las señales de los perros y ha demostrado que con una capacitación simple podemos mejorar sus habilidades de conocimiento, reconocimiento e interpretación”.

Los veterinarios se pueden beneficiar de estos resultados en la medida en que pueden ayudar a concienciar sobre las brechas de conocimiento existentes tanto en adultos como en niños.

En el futuro, se podrían desarrollar proyectos de investigación integrada que incluyeran psicología infantil, veterinaria, médica, educativa y otras ciencias sociales y producir investigaciones útiles para los desafíos de prevención de lesiones relacionados con One Health.

Puedes leer la noticia completa aquí.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Argos Portal Veterinaria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.