argos.portalveterinaria.com

Herpesvirosis en tortugas terrestres

lunes 08 de abril de 2013, 13:21h
Herpesvirosis en tortugas terrestres

Las infecciones por herpesvirus en quelonios afectan a las vías respiratorias altas, aunque también pueden estar afectadas otras partes del organismo. La herpesvirosis tiene un elevado riesgo de transmisión por lo que se deberían tomar precauciones en las colecciones zoológicas, centros de recuperación de fauna, etc.

Belén Noguera García
Centro Veterinario Alhama
Alhama de Murcia, Murcia
info@centroveterinarioalhama.es
Imágenes cedidas por la autora

La herpesvirosis es una enfermedad infecciosa crónica que afecta a quelonios terrestres. Tiene especial incidencia en especies mediterráneas como Testudo graeca y Testudo hermanni, y otras similares como Testudo marginata y Agrionemys horsfieldii.

Etiología

El causante de dicha infección es un herpesvirus altamente transmisible con tasas de mortalidad y morbilidad elevadas. El control de esta enfermedad es complicado ya que una vez infectado, el animal actuará como portador durante toda su vida, además, existen numerosos portadores asintomáticos. Por todo esto la herpesvirosis ha causado numerosos daños en poblaciones silvestres y grandes colecciones de estos ejemplares.

La aparición de la sintomatología clínica de esta enfermedad está íntimamente ligada a periodos de inmunosupresión como son la poshibernación, los cambios bruscos de temperatura, el estrés por mala adaptación o manejo o las enfermedades concomitantes de distinta etiología, infecciosa, parasitaria, hipoavitaminosis, etc.

Conjuntivitis y rinitis con descarga nasal en una tortuga infectada con herpesvirus.

Sintomatología clínica

El herpesvirus es uno de los agentes patológicos causantes de rinitis crónica en quelonios terrestres. Muchas veces está asociado a infecciones secundarias de origen bacteriano. El cuadro clínico cursa además con anorexia, descarga nasal abundante, que va de serosa a mucopurulenta, lesiones oculares (conjuntivitis, blefaritis y queratitis), estertores respiratorios y sibilancias, estomatitis con formación de placas diftéricas y, en los casos más graves disnea, bronconeumonía, caquexia, sintomatología nerviosa y muerte.

Cambios hematológicos y bioquímicos: linfocitosis, heteropenia, aumento de la GOT y  aumento de las alfaglobulinas.

Histopatología: cuerpos de inclusión intranucleares en las células afectadas.

Diagnóstico: ELISA, PCR y cultivos virales.

Rinitis en tortugas terrestres
  • Falsa rinitis: el exceso de fluidos en la cavidad bucal puede circular libremente por toda la cavidad oronasal y se expulsa por las narinas. Descarga de aspecto seroso.
  • Rinitis secundaria a sinusitis: suele ser unilateral y de aspecto mucopurulento.
  • Rinitis secundaria a cuerpo extraño, granuloma o tumor: descarga sanguinolenta.
  • Rinitis por cambios bruscos de temperatura o de estación: secreción seromucosa intermitente.
  • Rinitis bacterianas y fúngicas: secreción mucopurulenta. Las bacterias que se aíslan con más frecuencia son del género Pasteurella, Proteus, Pseudomonas, Staphylococcus, Acinetobacter o Corynebacterium.
  • Rinitis por Mycoplasma: frecuente en tortugas del desierto americanas. Secreción mucopurulenta.
  • Rinitis por Herpesvirus: frecuente en tortugas mediterráneas.
Solamente la rinitis por Mycoplasma y por Herpesvirus no tiene curación definitiva.

Caso clínico

Recibimos un ejemplar de Testudo graeca que había muerto pocas semanas después de despertar de la hibernación con síntomas de anorexia, letargia y pérdida de peso. El hallazgo más significativo en la necropsia fue la infestación masiva por nematodos del género Ascaris que habían perforado el intestino ocasionando celomitis (peritonitis). Este animal pertenecía a una pequeña colección y convivía con tres tortugas más de la misma especie y un ejemplar de Agriomemys horsfieldii.

Ante la gravedad de la parasitosis recomendamos tratar a todo el colectivo. Utilizamos febendazol a dosis de 50 mg/kg por vía oral cada 24 horas, durante 3 días.

En el examen clínico calculamos el “Jackson´s Ratio” (fórmula que mide la relación entre el peso y la longitud del caparazón desde la placa nucal hasta la supracaudal y que permite evaluar si el individuo se encuentra en su peso óptimo). En todos los casos obtuvimos valores inferiores a los normales.

Además, en mayor o menor medida todos los animales presentaban lagrimeo, descarga nasal seromucosa bilateral, estertores respiratorios e inflamación de la cavidad oronasal.

Los valores hematocritos fueron bajos, en torno al 25–30%, aún presuponiendo cierto grado de hemoconcentración debido a la deshidratación. El recuento diferencial de leucocitos sobre extensión de sangre teñida con Diff-quick revelaba aumento porcentual del número de linfocitos. Realizamos hematología y bioquímica del ejemplar de mayor tamaño y comprobamos que presentaba una notable elevación de la aspartatoaminotransferasa (GOT) atribuible a lesiones tisulares crónicas. Los demás parámetros bioquímicos no mostraban cambios significativos.

El estudio radiológico con proyecciones anteroposterior y lateral no evidenció alteraciones en las vías respiratorias bajas.

Recogimos muestras de exudado nasal para su cultivo microbiológico, y escamas para la determinación de la presencia de herpesvirus mediante la reacción en cadena de la polimerasa.

Mientras esperábamos los resultados del cultivo comenzamos con el tratamiento de soporte.

Condiciones ambientales y manejo

Terrario con temperatura, humedad, ventilación y luz controladas para optimizar el metabolismo y la respuesta a los tratamientos; 30 ºC, 50% de humedad relativa y fotoperiodos de 12 horas de radiación UVB.

Baños estimulantes de agua tibia de aproximadamente 15 minutos todos los días para favorecer la hidratación y estimular la expulsión de excrementos.

Nutrición

Dieta lo más variada posible compuesta en un 85% por vegetales frescos (espinaca, judías, calabacín, zanahoria, etc.) un 10% de frutas (manzana, pera, melón, sandía…) y un 5% de alimentos ricos en proteínas (huevo, gusanos de la harina…), todo finamente picado y mezclado para evitar la selección y rechazo de alimentos.

Lactobacillus adicionados a la dieta para facilitar la digestión.

Alimentación forzada con sonda gástrica sólo para los animales más debilitados y que no comen solos. Para ello deben estar completamente hidratados. Empezar administrando pequeños volúmenes (10 ml/kg cada 48 h) para evitar el vómito y la diarrea e ir aumentando lentamente hasta doblar la cantidad. Utilizamos preparados de verduras con suplemento energético (Nutriplus Gel).

Fluidoterapia

Administración intracelómica de un volumen de líquido templado correspondiente al 3% del peso vivo de cada animal. La solución estaba compuesta por una parte de solución de Ringer Lactato, dos partes de dextrosa al 2,5% y una parte de solución salina al 0,45%.

Complejos vitamínicos

Complejos del grupo B a dosis de 10 mg/kg cada 24 horas IM para estimular el apetito y recuperarse de la hipovitaminosis.

Vitaminas A, D3 y E vía parenteral en dosis única.

Antibioterapia y desinfección

El antibiótico de elección fue la enrofloxacina por su amplio espectro de actuación y actividad antimicoplasmática. Dosis de 5 mg/kg IM cada 12 horas.

Lavados nasales con 0,5 ml de tilosina 100 en 29 ml de solución salina cada 24 horas.

Desinfección de la cavidad oronasal con solución acuosa de clorhexidina 1:30 cada 24 horas.

Tratamiento definitivo y seguimiento

Los resultados del laboratorio fueron negativos para el cultivo microbiológico y PCR positivos para herpesvirus.

Actualmente existe controversia entre distintos autores sobre el uso de antivirales en quelonios infectados por herpesvirus. El aciclovir se ha usado en numerosas ocasiones por vía sistémica sin obtener siempre buenos resultados. Parece ser más efectivo en las fases primarias de la infección y siempre que no existan nefropatías, ya que es un fármaco potencialmente nefrotóxico. Su uso tópico en pomada al 5% sí ha dado buenos resultados en los casos de estomatitis difteroide.

En nuestro caso decidimos tratar a los pacientes con dosis de 80 mg/kg bucal cada 24 horas durante 10 días.

A las dos semanas de comenzar el tratamiento la mejoría fue notable en todos los ejemplares. Desaparecieron la secreción nasal y conjuntivitis e igualmente aumentó su actividad y mejoró su apetito.

Tras el alta de hospitalización retornaron a sus instalaciones y a sus propietarios se les informó de la posibilidad de aparición de los síntomas clínicos en el futuro.

Manejo de los animales infectados
Las recomendaciones esenciales para los animales infectados por herpesvirus son:
  • Mantener unas condiciones ambientales de acuerdo con cada especie. Evitando cambios bruscos de temperatura.
  • Mantenerlas en condiciones higiénico-sanitarias óptimas, evitando el parasitismo y la exposición a infecciones.
  • Nutrición adecuada para mejorar la resistencia.
  • No permitir la hibernación para evitar recidivas.
  • Y lo más importante; no permitir el contacto ni el intercambio con otros colectivos para evitar la propagación del virus.

Bibliografía

Douglas R. Mader. “Reptile medicine and surgery”. 2005.
Elliot R. Jacobson. “Infectious diseases and Phatology of Reptiles”. 2007.
Stuart Macarthur, Roger Wilkinson, Jean Meyer. “Medicine and suegery of tortoises and turtle”. 2004.
Terry W, Campbell & Christine K. Ellis. “ Avian and exotic animal hematology and cytology”.  Third edition.
James W. Carpenter.  “Exotic animal formulary”. Third edition. 2004.
Veterinary Clinics of North America: Exotic Animal Practice.
J. Muro, A. Ramis, R. Velarde, J. Pastor, S. Lavín. Rinitis Crónica en tortugas terrestres mediterráneas.
A. Martínez Silvestre, N. Majó, A. Ramis. Caso clínico: Herpesvirosis en Tortuga de desierto Americana (Gopherus Agasizii)
Martínez Silvestre A, Mateu de Antonio E, Ramis A, Majó N. Etiología y descripción clínica de rinitis crónica en tortuga mora. Rev. Esp Herp 13: 27-26 (1999)
Origg F, Jacobson ER, Romero CH, Klein PA (2000). Diagnostic tolos for herpesvirus detection in chelonians.

La administración intracelómica es junto a la endovenosa e intraósea las vías de elección para fluidoterapia en quelonios.
La administración intracelómica es junto a la endovenosa e intraósea las vías de elección para fluidoterapia en quelonios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (26)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Argos Portal Veterinaria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.