argos.portalveterinaria.com

Malformación del esmalte en un diente canino de un hurón

lunes 21 de octubre de 2013, 12:29h
Malformación del esmalte en un diente canino de un hurón

La dentición del hurón puede presentar los mismos problemas que la de los perros y gatos. Las alteraciones que afectan al esmalte son una de ellas.

A. Whyte [1], J. M. Fernández-Sánchez [2,3], J. Obón [4], M. del Campo [3], A. González [1], M. Hernando [1] y C. Bonastre [1]
1. Dpto. Patología Animal (Cirugía). Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza (HVUZ). Email: awhyte@unizar.es
2. Servicio de Odontología y Cirugía Maxilofacial del Hospital Clínico Veterinario Complutense. Facultad
de Veterinaria. UCM. Madrid
3. Clínica Veterinaria Río Duero SLP. Móstoles. Madrid. www.cvrioduero.com
4. Odontoestomatólogo
Imágenes cedidas por los autores

El hurón (Mustela putorius furo) pertenece al orden Carnívora, y a la familia Mustelidae. Posee una dentición carnívora, con largos y curvados caninos y fuertes premolares y molares. Los dientes deciduos aparecen a los 20-28 días de edad (en algunos individuos mucho antes, incluso a los 14 días de edad) y son de 28 a 30 piezas dentarias.

Los dientes permanentes aparecen a partir de la séptima semana de edad, y los caninos superiores e inferiores (104, 204, 304 y 404 según la nomenclatura dentaria Triadan), así como el primer molar inferior (309 y 409) son los que erupcionan primero.

Alrededor del día 53 ya se puede ver el primer y único molar superior (109 y 209); le siguen el segundo, el tercero y el cuarto premolares superiores (106, 107, 108, 206, 207 y 208) y por último, el segundo y el tercer premolar inferiores (306, 307, 406 y 407); hacia el día 67 después del nacimiento ya están todos presentes. Finalmente el cuarto premolar inferior (308 y 408) y el segundo molar inferior (310 y 410) aparecen una semana después.

Fórmula dentaria del hurón

Decidua o de leche:  2 (I 3-4/3, C1/1, P3/3, M0/0) = 28-30 dientes

Permanente: 2 (I 3/3, C 1/1, P 3/3, M 1/2) = 34 dientes

Problemas de la cavidad oral

Los problemas de la cavidad oral de los hurones son similares a los del perro y el gato, así podemos encontrarnos con:

  • Maloclusión. Es una alteración cada vez más frecuente debido a problemas congénitos y de consanguinidad. Los dientes más afectados son los caninos, que erupcionan en malas posiciones y provocan problemas de oclusión, masticación y lesiones orales como úlceras de contacto en mucosa palatina o en los labios por las cúspides de los caninos inferiores y/o superiores.
  • Doble dentición. Los hurones pierden los dientes deciduos a una edad muy corta y el recambio dental completo se produce a los dos meses de edad. Al igual que en otras especies, en algunas ocasiones las piezas deciduas no se caen, de modo que obstaculizan o alteran la salida normal de la pieza permanente. Los incisivos supernumerarios son comunes en los animales adultos.
  • Fracturas dentarias. Es uno de los problemas más frecuentes en los hurones. Principalmente se produce en los caninos y rara vez en los molares. Estos inconvenientes se asocian al carácter e inquietud de los animales, es decir, la mayoría de los hurones desea salir constantemente de la jaula para morder los barrotes, lo que les ocasiona fracturas y/o avulsiones dentarias.
  • Enfermedad periodontal. La enfermedad periodontal es más frecuente en hurones mayores de seis años. Con el paso del tiempo, la acumulación de la placa bacteriana, la formación del sarro y cálculos dentales irritarán la encía formando una gingivitis que puede terminar en una retracción de encías y en la pérdida de las piezas dentales.
  • La enfermedad periodontal en fases muy avanzadas o las fracturas dentales, pueden producir la formación de abscesos de origen dentario que son relativamente frecuentes en los hurones.
  • Cortar el diente. Otra causa de abscesos dentarios y mandibulares se debe a la mala práctica de “recortar” los dientes a fin de reducir los daños al morder. En algunos casos al cortar el diente por la mitad simplemente se permite que los alimentos y las bacterias puedan entrar al tejido pulpar de la raíz (al estar la cavidad pulpar expuesta) y provoquen una grave infección en la pulpa dentaria (pulpitis), que puede evolucionar hacia la formación de un absceso periapical en el hueso mandibular y/o maxilar y llegar a producir abscesos, fístulas dentarias, osteomielitis y fracturas patológicas de los mismos.
  • Neoplasias. Al igual que en otras partes del cuerpo, la cavidad oral no está libre de estos problemas.
Figura 1. Aspecto de los dientes caninos. En la figura se aprecia el cambio de coloración del canino superior izquierdo (204).

Alteraciones de la coloración dental

Hay dos tipos de alteraciones de la coloración dental o tinciones: intrínsecas y extrínsecas.

En las tinciones intrínsecas la sustancia que pigmenta se encuentra en el interior del diente o forma parte de la estructura interna del mismo. Pueden ser permanentes o transitorias y generalizadas, de modo que afecten a toda la dentición, o locales, afectando en este caso a un solo diente.

Las tinciones extrínsecas, en cambio, se producen por el depósito externo de sustancias que colorean el diente. Son más frecuentes en los humanos que en los animales por los hábitos de vida y tipo de alimentación (ver tabla).

En relación con los tipos de coloración visibles en los dientes, podemos encontrarnos con:

  • Coloración púrpura. Se da cuando un diente sufre una hemorragia pulpar, como consecuencia de un traumatismo y este adquiere un tinte purpúreo que, con el paso del tiempo, cambia a marrón. El cambio de color se debe a la entrada de hemoglobina en los túbulos dentinarios como consecuencia de la rotura de los glóbulos rojos. A medida que la hemoglobina degenera, se liberan sales de hierro y por eso el color cambia hacia marrón.
  • Coloración marrón. Ocurre como consecuencia de la toma de ciertos fármacos como las tetraciclinas.
  • Coloración negra de las cúspides. Aparece cuando el desgaste dental es muy rápido o hay una fractura dentaria. Como consecuencia queda expuesta la pulpa dentaria, que suele necrosarse y aparece como una marca negra sobre la cúspide.
  • Coloración amarillo-marrón. Suele producirse cuando hay alteraciones en la formación de esmalte o dentina del diente, como ocurre en la amelogénesis y dentinogénesis imperfecta.

El esmalte es el tejido más duro y mineralizado del cuerpo, y se forma a partir de los ameloblastos (células formadoras del esmalte). En los carnívoros recubre toda la corona y es más fino que en humanos. No tenemos referencia en el hurón pero en el gato su grosor es de unos 0,2 mm y en el perro, 0,5 mm y rara vez alcanza más de 1 mm (en el hombre llega a los 2,5 mm). En los carnívoros, una vez que se ha formado el esmalte, los ameloblastos desaparecen y la única forma natural de reparación que puede presentar el esmalte después de la erupción es la mineralización superficial.

Las alteraciones que afectan a la formación del esmalte (amelogénesis) pueden ser de origen genético o medioambiental, dado que el ameloblasto es una célula muy sensible a los cambios de su entorno. Los defectos pueden afectar solo a una pequeña área de la superficie del esmalte (amelogénesis parcial) o, por el contrario, a todo el espesor del mismo (amelogénesis total). De forma similar, la alteración puede ser localizada y afectar a uno o dos dientes, o generalizada y afectar a muchas piezas dentarias o incluso a toda la dentición. Los defectos pueden ser, además, simétricos o asimétricos con respecto a la línea media de dentición.

La hipoplasia del esmalte se define como un defecto en el desarrollo de los tejidos duros del diente que ocurre antes de la erupción del mismo como resultado de un trastorno en la formación del esmalte. Esta anomalía varía en gravedad y se manifiesta clínicamente de diferentes maneras, desde la formación de pequeñas manchas de color amarillo-marrón con diminutas fosas hasta darle un aspecto corroído al diente.

Caso clínico

Llegó a la consulta de odontología del HVUZ un hurón macho, raza estándar, de año y medio, debido a que los propietarios habían observado un cambio de coloración en el canino superior izquierdo.

Tras la anestesia, se procedió a la exploración de la cavidad oral y radiológica.

En la exploración oral se observó que el canino superior izquierdo (204) presentaba una coloración amarillenta (figura 1) sin apreciarse signos de traumatismo en la pieza dental. El examen radiológico intraoral (figura 2) mostró un diente con una estructura normal, en el que no se observó lesión en la cavidad pulpar, ni a nivel del ápice dental. En la figura 3 se muestra la radiografía del diente canino contralateral (104), cuyo estado era normal.

Figura 2. Radiografía intraoral oblicua del canino superior izquierdo (204). Diente con la alteración del esmalte.
Figura 3. Radiografía intraoral oblicua del canino superior derecho (104). Diente con estructura esmáltica normal.

Diagnóstico

Canino superior izquierdo (204) sin estructura adamantina (esmalte) que deja al descubierto una dentina de color amarillento, traslúcida. Se observa también un adelgazamiento de la corona dental en comparación con el canino contralateral con una atrición en la cúspide del canino. Se diagnosticó amelogénesis imperfecta.

Tratamiento

El tratamiento depende del grado de amelogénesis imperfecta. En aquellos casos en los que solo haya un cambio en la coloración debido a una hipomineralización del diente, es importante mantener la mayor higiene posible con tratamientos periodontales profesionales cuando sean necesarios y la aplicación de geles fluorados para remineralizar el esmalte.

En los casos más avanzados en los que haya hipoplasia del esmalte, será necesario hacer un pulido completo de la corona del diente afectado y una reconstrucción del mismo con composite o bien colocar y cementar una corona.

En el caso que se describe, al no presentar sensibilidad y no manifestar molestia alguna no se realizó ningún tipo de tratamiento, aunque se indicó a los propietarios que se debía controlar periódicamente el desgaste de la pieza. En último caso se podría proceder a la exodoncia de la misma.

Bibliografía

Brown SA: Ferrets. In: Jenkins JR, Brown Sa (eds), A practitioner´s guide to rabbits and ferrets. American Animal Hospital Association, Lakewood, 1993.
Carpenter JW, Harms CA, Harrensteis L: Biology and medicine of the domestic ferret: an overview. Journal Small Exotic Animal Medicine, 1994.
Evans, H.E., An, N.Q: Anatomy of the ferret. In J. G. Fox (ed), Biology and diseases of the ferret. Philadelphia: Lea and Febiger. Pp 14-64. 1998
Fox, GJ: Biology and disease of the ferret. William & Wilkins, Baltimore, 1998.
Gorrel, C: Odontología veterinaria en la práctica clínica. Ed. Servet. Zaragoza. 2004.
Hennet, P: Anatomía y fisiología dentales de los pequeños carnívoros en Manual de Odontología en pequeños animales de Crossley D.A. and Penman S.  Ed. Harcourt. 1999.
Hillyer EV, Quesenberry KE: Ferret, rabbit and rodents clinical medicine and surgery. Saunders, Filadelfia, 1997.
Holmstrom SE, Fitch PF, Eisner ER: Veterinary Dental Techniques for the Small Animal Practitioner 3rd ed. Philadelphia, WB Saunders Co. 2004.
Johnson-Delaney, CA: Ferret Dental Disorders: Pictorial of Common Clinical Presentations, Exotic DVM Vol. 9 Pp 2-30. 2007.
O`Malley, B: Anatomía y fisiología clínica de animales exóticos. Ed. Servet. Zaragoza. 2007
Pass, D., Butler, R., Lewington, J., Thomas, J. Veterinary care of brids, rodent, rabbits, ferrets and pigmea pigs.  Perth, W.A.: Murdoch University, Foundation for Continuous Education. 1993.
Watts A, Addy M.: Tooth discolouration and staining: a review of the literature. Br Dent J. 2001.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Argos Portal Veterinaria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.